2016: Au revoir, ciao, in memoriam

descargaEn estos días no hay web que se precie que no haga un resumen del año que hoy se acaba. Llevo días en la contradicción, una más en mi vida, de hacer la mía propia en esta que abrí hace tiempo, cuando comencé a dejar de tener otros lugares en los que contar todo lo que por mi mente y mi mundo sucede. La gran contradicción consiste en dejarlo estar, no escribir con el corazón lleno de lágrimas, guardarlo todo para mí, como mi gran amiga, que tanto ha paseado por estas páginas, de forma a veces corpórea y a veces etérea, dice, o pasar a la acción, derramar letras, espacios, signos de puntuación por una página en blanco que después es un mensaje a quienes no debéis tener mucho que hacer para entreteneros y convertirlo en parte de vosotros.

Hace unos días otra gran amiga, ausente en el día a día, pero próxima en el pensamiento, escribía algo un su blog que me animó a convertir algunos de los pensamientos que me asaltan estos días en palabras, para ver si se convierten en luz. “La necesidad de la palabra. La urgencia de la escritura. La vida necesita de la palabra. La vida es palabra, y la palabra es luz. Escribir para descubrirme, ante una misma y ante el mundo. Palabras para decirme ante los demás, para nombrarme una misma con lo que soy como ser diferenciado de una realidad aparentemente dada, una realidad ajena hasta que no me muestro. Escribir, nombrar, para inscribirme, como tatuaje en la piel del mundo”. Esas son sus hermosas palabras. Esa la luz que me ha llevado a sentarme hoy, a pocas horas de que concluya 2016, a hacer lo que ahora hago y para lo que no sabía si tendría fuerzas.

Cuando tu mundo más cercano deja de ser el mismo ante la pérdida de personas muy cercanas, es difícil hacer balance de un año que se ha llevado a una parte de ti. Ya comparé la vida con unos pantalones a los que se les han roto los bolsillos y vamos perdiendo poco a poco las cosas que más queremos. Y nunca somos ya los mismos. Habrá cosas que ya dejarán de tener el significado que tenían. Aquí van dos que han sido comentadas por mí y que estarán siempre marcadas por su ausencia:

Y cuando escuche una canción como ésta, otra ausencia de 2016 vendrá a mi mente:

Hecho esto, cumplido con mis ausencias, que han marcado 2016, repaso parte de lo vivido en este año que se acaba. Todo el mundo dice que ha sido un año de grandes pérdidas, lo de grandes será por su valor mediático, pues no hay pérdida más grande que la que te arranca un trozo de tu mundo. Pero cierto es que el mundo de uno mismo son también las referencias a ese envoltorio cultural e intelectual que nos creamos desde que tenemos uso de razón. Entre las que forman parte del mío, he sentido profundamente las de Leonard Cohen, con quien intenté aprender inglés allá por mi adolescencia, la de Umberto Eco, que me proporcionó horas de placer lector, la de Dario Fo, que me descubrió un teatro combativo y la de Muhammad Alí, al que usé en tantas clases como ejemplo de lucha y no hablo del ring.

Todas esas páginas que hacen recuentos del año que se acaba, también suelen recopilar lo mejor del año. Yo quiero dejar aquí el mío, quizá para que un día pueda alguien, en mi desmemoria, recitarme todo lo que un día fui. O simplemente porque en algo tiene uno que consumir las últimas horas del año.

No fue un referente musical para mí, pero quizá uno de los mejores discos que escuché este año fue el último de David Bowie, “Blackstar”, que, además de su atractivo musical, ofrece una visión de la muerte, de la propia muerte, que no me ha quedado más remedio que compartir este año. El vídeo de “Lazarus” no me es posible visionarlo ahora, es demasiado impactante para mis emociones actuales, así que tendréis que conformaros con escuchar esta preciosa “I can’t give everythig away”:

En la escena hispana, dos discos he escuchado hasta la saciedad. El segundo LP de León Benavente, titulado “Dos” y el grabado por un grupo de mexicanos amantes, como yo, de la música de The Smiths y Morrissey, que han titulado “Mexrrissey”, que han hecho versiones tan emotivas como esta “Estuvo bien” del clásico “Suedehead”, cuya letra tan próxima me era ya en su original inglés.

Como ya es sabido por los que leéis con frecuencia este rincón de mi vida, en literatura no suelo estar demasiado al día, aunque intento cada vez leer cosas de más actualidad, gracias a las recomendaciones de mis amigos, entre los que cuento grandes y buenos lectores. Por cierto, este año recuperé a uno perdido hace veinte años y que ahora vuelve de su exilio interior. Por ello, mis mejores libros de 2016 no están escritos este año, pero yo los leí en él. Indescriptible, aunque lo intenté, el impacto que me produjo “Crematorio” de Rafael Chirbes. En él se unen mis sentimientos más tristes, pues ya nunca podré compartir la lectura de “En la orilla”, con quien me la aconsejó, o no podrá leer, “La batalla de Madrid”, la cual compré pensando en que un día la leyera.

En el mundo del cine, poco me ha impactado en este año, aunque por la cercanía a mis recuerdos de adolescencia y a la España que con frecuencia gloso aquí, quizá “Cien años de perdón” es la que más huella me ha dejado.

Y poco más. Poco más, pues cada vez estoy más atado a recuerdos lejanos y no a los más cercanos como los de este año. Por ello veo películas antiguas, series antiguas, libros antiguos, discos antiguos y amigos antiguos.

Y para finalizar la canción que quizá más haya escuchado este año, aunque sea de 2014. No os perdáis el final, aunque sepáis poco inglés, y comprenderéis la razón por la que ha llegado a enamorarme de esta canción.

 

Anuncios

Acerca de José A. Moreno

Un socio sin club
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 2016: Au revoir, ciao, in memoriam

  1. Elena dijo:

    Quánta tristor sent en tu al llegir-te…i les ganes de preguntar-te “què ha passat?, a qui has perdut que t’ha deixa’t així?”. Espere que trobes la pau, la que em trasmet la cancó final que no coneixia i m’ha captivat. Besets, amic i que el 2017 siga generós amb tu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s