PODEMOS: Que llegan los anabaptistas

Q Luther Blisset“Hermanos y hermanas, los caminantes que esperábamos han llegado, Enoc y Elías atraviesan el mundo y llegan a Münster con el fin de anunciar que la hora es inminente, que los ricos tienen los días contados, y el poder del obispo será abolido para siempre. Hoy sabemos con certeza que lo que nos espera es la libertad y la justicia. Justicia para nosotros, hermanos y hermanas, justicia para quien es tenido en la servidumbre, obligado a trabajar por un salario de hambre, para quien tiene fe…” (Múnster, Carnaval de 1534)

Estas palabras se encuentran al principio de la parte denominada El Verbo se hizo Carne, donde se relata la rebelión anabaptista de Múnster (1534-35) de la excelente novela Q, escrita por el colectivo Luther Blisset, a la que ya me he referido en otras ocasiones. Aunque he estado a punto de catalogar la obra como novela histórica, me he arrepentido. No es sólo una novela histórica, es una novela alegórica. Una novela que utiliza el movimiento anabaptista, el más radical, popular y primitivo movimiento protestante del siglo XVI, para describir un proceso que se repite de tanto en tanto en la Historia de la humanidad: el ascenso, y caída, de movimientos populares que pretenden subvertir el poder establecido. Cómo Joan, mi amigo Joan Castells, me dijo cuando me prestó el libro “una historia sobre los que siempre pierden en la Historia”.

Pero aun así, siguen apareciendo, siguen intentándolo. En diversos rincones de la Tierra. Siempre contra los mismos, los que detentan (y utilizo con todo el sentido literal dicha palabra) el poder. De todo tipo y generalmente de forma simultánea: político, social, cultural, económico… El colectivo Luther Blisset escribió la novela en 1999 y dicen los críticos que debe leerse, además de como una novela histórica, como un homenaje a los movimientos contraculturales de los años 70 del siglo pasado que habían sido fagocitados ya por la ola conservadora nacida con el binomio Thatcher-Reagan. Pero la novela refluye de tanto en tanto pues cuál ave Fénix dichos movimientos populares contra el poder resurgen sobre la faz de la tierra. Fue por ello por lo que el propio colectivo Luther Blisset, transformado ya en Wu Ming (los sin nombre) escribieron un artículo titulado Espectros de Müntser al amanecer, en el cual se homenajeaba al líder anabaptista del siglo XVI y se hacía un repaso a los movimientos de contrapoder surgidos desde la publicación de la novela hasta 2009: los zapatistas, ecologismo radical en Francia, Movimento Sen Terra en Brasil, grupos antisistema en las Cumbres Mundiales, etc.

En mayo de 2011, la Puerta del Sol de Madrid recordaba la Plaza del Ayuntamiento de Múnster en aquellas fechas cercanas a la Semana Santa de 1534. Habían llegado gentes de todos los rincones, se anunciaba la Buena Nueva, los poderes establecidos (el obispo von Waldeck, entonces) dudan sobre las medidas a tomar. La pregunta que debemos hacernos en este momento es si la Historia seguirá cumpliendo su implacable camino.

En esquema, aquella rebelión (¿todas las rebeliones acaso?) siguen un esquema semejante: una situación sociopolítica insostenible provoca el rebrote de los deseos populares de subvertir la situación y tomar al poder. Ese movimiento necesita de líderes que guíen el camino. Los poderosos, mientras tanto, divididos en diversas fuerzas, acaban uniéndose contra un enemigo más peligroso que el adversario político, social o religioso: el pueblo. Los líderes de la revuelta acaban pugnando también por el poder, se producen excesos contra el enemigo. Todo acaba derivando en una vorágine de excesos de una y otra parte, todo el mundo desea volver a la tranquilidad. El viejo poder vuelve, generalmente de forma violenta, sea con las armas o con el hambre (el famoso “bloqueo económico”), a ocupar el poder. Los enemigos son exterminados, física o socialmente.

Desde que surgió el movimiento Podemos (ahora transformado en partido político) no he hecho sino pensar en las similitudes de dicho proceso con el narrado en la novela Q. Ya han aparecido los guías del movimiento (Che Guevara, Emiliano Zapata, Sandino, Subcomandante Marcos, Buenaventura Durruti, Malcom X…), Pablo Iglesias especialmente, pero también Pablo Echenique, Carolina Bescansa, Juan Carlos Monedero e Íñigo Errejón. Son los rostros visibles. Su lenguaje recuerda al mesianismo de Matthys, Melchor Hoffman, Van Leyden o Gert Tom Kloster, líderes de movimiento anabaptista de Múnster. La frase con que ilustró el acto fundacional de Podemos como partido su líder Pablo Iglesias no podía ser más anabaptista: “El cielo no se toma por consenso, se toma por asalto”. Jan Matthys, principal predicador anabaptista en Münster, no lo hubiera dicho con muy diferentes palabras.

La reacción del Poder también ha sido la típica en estas ocasiones: tildar el movimiento de demagogo, irrealizable, destructivo para la sociedad. Y como en tantas ocasiones, los diferentes grupos que se reparten la tarta del poder, al ver peligrar sus milenarias prerrogativas, se unen contra ellos. En 1534, luteranos y católicos lo hicieron contra los anabaptistas, ahora ya están preparando el camino PP y PSOE contra Podemos. Una tertulia, vista de pasada en mi rápido zapeo por la TDT, lo ilustró claramente el otro día. El periodista de El Mundo Eduardo Inda alertaba de los peligros de la corrupción entre los dos partidos hegemónicos, pues estaba siendo aprovechada por movimientos radicales, como Podemos, para, textual, “destruir la democracia y España”. Cómo me recordó al obispo católico de Múnster cuando se reunió con las fuerzas luteranas de la ciudad para unir fuerzas contra los anabaptistas. Y cómo me recuerdan muchas de las actitudes del nuevo líder del PSOE, Pedro Sánchez, a las de Lutero hacia 1524-25. En esas fechas se había levantado en Alemania una rebelión general de los campesinos (donde el movimiento anabaptista jugó un importante papel con su líder Müntzer). En un principio pareció que apoyaría dicho movimiento contra el poder de los nobles, pero rápidamente se descubrió que Lutero (Pedro Sánchez) dependía demasiado de su alianza con los nobles (bancos) como para apoyar dicho movimiento. Así, en 1525 escribió un texto (Contra las Hordas Asesinas y Ladronas del Campesinado) en el que instaba a los nobles a aplastar el movimiento popular campesino. ¿No veremos una alianza PP-PSOE tras las próximas elecciones municipales y autonómicas, para no perder el poder? Si no lo hacen, ¿qué hará la ingente cohorte de asesores, liberados, paniaguados que pueblan empresas públicas, semipúblicas, semiprivadas y entes de todo tipo? No creo que dejen sus señoríos, como no lo hicieron los nobles alemanes en 1525. Y sí se produce el pacto, ¿cuál será la reacción del electorado en las elecciones generales de finales de 2015? ¿Castigarán a los luteranos (PSOE) por su traición y se pasarán al anabaptismo, como sucedió en Múnster en 1534?

La duda que me embarga a estas alturas es si dicho movimiento (Podemos, Guanyem…) seguirá las pautas establecidas por la historia. Pues como decía Gert Tom Kloster en Q: “es más fácil expulsar al tirano que estar a la altura de las expectativas. Tal vez lo difícil viene ahora”. A lo que le contesta el candidato a burgomaestre Knipperdolling (alcalde de Münster) “¡No seas mala sombra! Cuando hayamos ganado las elecciones decidiremos cómo administrar esta ciudad. Ahora disfruta de la gloria”. También algunas de las críticas internas dentro de Podemos me han recordado a lo sucedido con el movimiento anabaptista en Münster. Ya hay quien acusa a Pablo Iglesias de apropiarse de forma personalista el poder, tras fracasar el intento de dirección colegiada patrocinada por Pablo Echenique. Hay un pasaje que ilustra en Q, dicho proceso: “¿así es como funciona esto?, llega uno, se lo encuentra todo hecho y a mandar, a mandar, y a poner a los suyos a poner órdenes”. Muchos creen que esto ha ocurrido con Pablo Iglesias y el movimiento 15M, que él se ha encontrado hecho, y con su forma de configurar la dirección de Podemos.

Pero, demos un nuevo salto en el tiempo. Imaginemos que, como en Münster, Podemos (los anabaptistas) ganan las elecciones. El PSOE tiene miedo de convertirse en un partido marginal como el PSOK en Grecia y no pacta con el PP. Un gobierno de Podemos, más otros grupos de izquierda (IU, Compromís, BNG, CUP…) alcanzan el poder. ¿Se repetirá la Historia? Pugnas internas por cómo dirigir las reformas, encumbramiento del líder, excesos en la aplicación de algunas medidas… Y mientras tanto, no olvidemos las palabras de Gert, el anabaptista de Münster: “cuando los que están debajo se rebelan, te los encuentras (a los poderosos) a todos unidos, con sus jinetes y las armaduras relucientes, formadas para cargar”. Y junto a estas armaduras una política de asedio económico. Así acabó Münster: vencida por las disensiones internas tras el encumbramiento de van Leyden como Rey de Münster, la Nueva Jerusalem, por los excesos poligámicos y por el hambre provocada por el cerco de las tropas del obispo que no dejaban entrar vituallas en la ciudad. Creo que no es necesario que os explique el símil de lo que ocurriría si ganara Podemos. Ya lo hemos visto tantas veces en la Historia: el Chile de Allende asediado por las tropas militares, la CIA y bloqueado por las multinacionales, la Cuba de Fidel que tiene que rendirse a los brazos de la URSS por el asedio americano, la Nicaragua del sandinista Ortega…

Porque la explicación al porqué de estos procesos está relatada, magistralmente en la novela en una carta de Q (es el nombre que el espía del cardenal Carafa, que llegaría a ser papa como Pablo IV, utiliza en todo el proceso para conocer estos movimientos populares y socavarlos desde dentro) envía a su amo. Allí se descubre cómo todos los excesos han sido provocados por él, Q, para destruir a los anabaptistas. No sé quién puede realizar el papel de Q en la liquidación de Podemos, pero se me ocurre ya algún candidato: los medios de comunicación. Ellos ya están sembrando el camino por si sucede lo peor. Las fuerzas del obispo ya se están situando junto a la ciudad. Los luteranos pronto vendrán a echar una mano. La propaganda papista incendia las tertulias, las plazas públicas…

Finalmente, los anabaptistas son derrotados en Münster, derrotados y aniquilados salvajemente, aún cuelgan en la catedral de san Lamberto las jaulas en las que fueron expuestos sus cadáveres. Algunos huyeron y marcharon a los Países Bajos, Europa Oriental y más tarde a Norteamérica, donde forman comunidades casi aisladas, que ya han perdido su impronta revolucionaria, como los menonitas o los amish.

Y ante todo esto, me surge una duda ¿qué debo hacer? ¿Debo mantenerme al margen, sabiendo cuál será su final?, ¿debo participar aunque sea desde la distancia? Y lo más cruel, ¿me he convertido en un socavador del movimiento, sin quererlo, un agente de Carafa, una especie de Q, al escribir cosas como éstas que pueden hacer pensar a alguien que no merece la pena participar en movimientos de este estilo? Gracias a la novela, la respuesta a esta última pregunta la tengo clara. Dice el anabaptista Gert cuando ya el movimiento ha fracasado:

LA DERROTA NO VUELVE INJUSTA UNA CAUSA. NO LO OLVIDES JAMÁS.

 

P.D. La novela Q la puedes descargar libremente, y legalmente, en la página http://www.wumingfoundation.com/italiano/downloads_es.htm

 

Acerca de José A. Moreno

Un socio sin club
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a PODEMOS: Que llegan los anabaptistas

  1. Dani dijo:

    El problema es el de sempre. “Se van a cargar la democrácia”, però…Què democràcia? Si el que hi ha ara es democràcia, per mi que se la queden. Igual que amb el “problema” català. “Se quieren cargar nuestra constitución, omnipotente e inviolable”. Una constitució aprobada fa 40 anys que jo no he votat, per la qual hi pasava una censura dels poders del “caigut” regim franquista I QUE QUAN ELS HA DONAT LA GANA EL PPSOE l’han canviat per donar-li la soberanía als mercats com al 2011, i aleshores ja no era inviolable.., PER MI QUE SE LA METAN DONDE LES QUEPA (Ibarra dixit). Jo, com amb tot a la vida, sóc escèptic, i amb Podemos no pense diferent. Ara be. amb el PP-PSOE ja no sóc ni escèptic, i en part m’agrada que seguixquen igual perquè amb les decisions que estàn prenent, de oidos sordos, la de “cuidado con los bolivarianos”,”cuidados con los nazi-onalistas” aviat van a trobar-se sense part del pastel i amb una declaració unilateral d’independencia comandada per ERC i la culpa només que serà seva.

    • Et recomane la novel·la Q, Dani, com a lector de bones novel·les històriques. Qui ha llegit “Las aventuras del buen soldado Švejk” no es pot perdre “Q”, una altra història de perdedors. Segur que el final d’aquest procés iniciat amb Podemos és el de sempre, però recorda el que diu Gert en “Q”, gaudeix mentres pugues de la cara que s’els està posant als papistes i luterans (PP i PSOE). Salut.

  2. Juan Castells dijo:

    Ara que ja has fet pùblic “lo nostre”, haurem d’oficialitzar-lo, et propose una airada columna d’alumnes de la ESO, anant a cremar l’ajuntament i un darrer petó baix el foc del nostre benvolgut “sargento del puesto”. Ens immolariem per amor a la victòria secreta i esgarrifada que hi ha sota totes les derrotes.
    Un inconmensurable plantel de perroflautas nos espera en el cielo perroflautico, seguro que allí conseguiremos que nos hagan caso, no como aquí, que ya ves cómo está el patio.

  3. Pingback: YO LO SÉ: Golpe de Estado en Grecia | Un club sin socios

  4. Pingback: DECIR ITALIA, ES DECIR…: La culpa es de Il dolce far niente | Un club sin socios

  5. Pingback: FINAL DEL VERANO: Un nuevo año comienza, quiera o no el Papa Gregorio | Un club sin socios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s