PERFUME GENIUS: No apto para oídos castos

perfume geniusPodía haber subtitulado esta entrada también “No apto para mentes cerradas”, seguro que Mike Hadreas habría estado de acuerdo. Perfume Genius es el seudónimo musical de Mike Hadreas, un músico singular. Singular por diferente, por único y, diría, extraordinario.

La música de Perfume Genius sale directamente de su propia alma. Cuando la escuchas por primera vez te da la impresión de que es una delicadísima porcelana china que, en cualquier momento, va a romperse. En otras ocasiones estás deseando que suba el tono de voz y grite. Un grito que sabes, aunque no entiendas las letras, que es de dolor. La música de Perfume Genius, decíamos, sale de su alma, pero su interior está casi tan maltratado como su propio cuerpo a causa de la enfermedad de Crohn. Odia, aborrece y maldice su propio cuerpo. En su primer disco aparecía en la portada con la cara desfigurada. En este tercer álbum, todavía lanza versos como éste: “estoy muy cansado de aguantarme a mi mismo con cuidado… estoy atrapado en este cuerpo” (Dont let Them in).

La vida de Mike Hadreas no ha sido fácil. Ha pasado por todos los infiernos conocidos: nacimiento en los suburbios de Seattle, acoso escolar, trabajo de chapero, homosexualidad perseguida, alcoholismo, drogas… Pero, un día, en Nueva York conoce al músico Alan Wyffels, en una reunión de Alcohólicos Anónimos, y decide ponerse a componer. Lo hace para alejar fantasmas, para curar heridas, para escapar del mundo que le rodea, especialmente de sí mismo. Después de todo, su peor enemigo. (¡Cuánto de esta reacción me identifica con él!) De ahí surge un primer trabajo, Learning, donde confiesa, impúdicamente, sin tapujos, sin medias tintas, lo cruel que ha sido la vida con él. En la increíble Mr. Peterson, cuenta la relación que mantuvo con un profesor a los dieciséis años, con el que follaba, fumaba porros en su furgoneta, que le grababa cintas de Joy Division y que se arrojó al vacío desde un edificio.

Tras la publicación de este primer trabajo, Hadreas volvió a caer a los infiernos: drogas, alcohol, depresión… Pero decidió, dos años más tarde, que debía acabar con todo aquello. Volvió al lugar donde había compuesto su primer disco: la casa de su madre. Allí se encerró durante semanas, escribiendo y componiendo un disco redondo, tremendo, inquietante, brutal, cálido, frágil: Put Your Back N 2 It. No he escuchado nada igual en años. Cada sonido, cada nota, cada fraseo musical, cada melodía se convierte en una espectacular emoción. Esa es la palabra: EMOCIÓN. En este segundo trabajo decide mirar hacia el futuro, pero no lo hace con ilusión, lo hace con preocupación, con desilusión. Por los demás, por sí mismo. Nuevamente se confiesa: el suicidio (17), sus obsesiones sexuales (AWOL Marine), el prohibido amor homosexual (Dirge)… ¡Cómo melodías tan delicadas pueden encerrar letras, aparentemente, tan escabrosas! Pero, hay momentos para la esperanza, para sus seres queridos: Put Your Back N 2 It es una bellísima canción de amor que dedica a su novio Allan, con quien la canta, y Dark Parts, para su madre. Una madre que un día le dijo que porqué todas sus canciones eran tristes y entonces respondió, en la canción, con una frase sobrecogedora: “I will take the dark parts of your heart into my heart”.

Aquel disco fue tan menospreciado como el primero entre los grandes medios musicales Excepto por una polémica generada en las redes sociales por la prohibición de youtube a emitir el video oficial de la canción Hood en la que aparece acurrucado por Arpad Miklos, un actor porno gay, quien por cierto se suicidó a los pocos meses de la publicación del video. La canción habla de la inseguridad en las relaciones amorosas, de lo mucho que puede llegar a pesar el bagaje de uno mismo en la vida de pareja y de lo peligroso que es creerse en demasía la imagen -positiva o negativa- que tenemos de nosotros mismos. Pero las mentes cerradas de nuestra sociedad no permitían que dos hombres se abrazaran en público, en ese lugar público que es Youtube:

Ahora, dos años más tarde sale su tercer LP, breve como los anteriores, sublime, bellísimo, pero diferente. Hadreas ya ha sufrido suficiente, ya está cansado de sentirse atacado. Ya no desea llorar en un rincón sus penas: te las suelta a la cara. Nos suelta a la cara todas nuestras mentiras. Por ello la música es, en ocasiones, más ácida, más eléctrica. Ya no domina únicamente el delicado piano: sintetizadores y guitarras aparecen para lanzarnos una descarga de nuestra propia mentira. En la encantadora Queen, cuyo video es toda una declaración de intenciones (pavoneándose sobre una mesa llena de ejecutivos), dice que estemos preparados, que nadie estamos a salvo, que “no hay familia a salvo cuando me pavoneo”. Y ya no se esconde bajo máscaras de inmundicia, ahora, en la portada del nuevo disco (Too Bright, un título que es una declaración de intenciones), aparece repeinado, brillante, y con una camiseta de lentejuelas doradas, de fiesta, como una burbuja de Freixenet. Ahora no esconde momentos que le sirvieron de liberación, como aquel en que por primera vez se atrevió a dar la mano a un hombre en un parque. El problema es de quien mira con sucios ojos, no de quien demuestra su amor por el otro. “Estas canciones tratan de retomar el poder sobre situaciones que antes típicamente me deprimirían, me alienarían o victimizarían”, ha dicho en una entrevista.

Aun así continúa “agrietado, despellejado y plagado de enfermedad”, dice en la citada Queen. Pero es capaz de fusilarnos con frases tan definitivas como ésta: “no necesito tu amor… necesito que me escuches”.

Hacedlo, escuchad a Perfume Genius, se os abrirá la mente, se os abrirán las carnes, se os abrirá el alma. Dejaréis de estar encerrados en un mundo lleno de complejos. Perfume Genius os regalará unos breves instantes de inquietante belleza. No la belleza de la perfección, sino la de la imperfección que cada uno debemos soportar de nosotros mismos, no la de los demás. Pero con cosas tan bellas como éstas, los días y hasta nosotros mismos nos hacemos más soportables.

 

Dedicatoria: para quien comparte conmigo esta pasión por la delicada música atormentada de Perfume Genius. Ella sabe bien quién es.

Acerca de José A. Moreno

Un socio sin club
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a PERFUME GENIUS: No apto para oídos castos

  1. Cris. dijo:

    Impressionant,sense paraules! Bonic,impactant,però sobretot especial.Especial com la música de Perfume Genius.Especial com el cantant i al seu torn com els pocs seguidors d’aquest grup (tot i que de vegades i crec que aquesta és una d’elles més val qualitat que cantitat).
    I esque com bé dius,Hadreas té la capacitat de mostrar totes les seues “dark parts” però de forma bella,íntima i en definitiva,esplèndida. Perquè com bé sabem és impossible mostrar de millor forma una cosa tant delicada com és un pensament diferent,una actitud que no deixa a ningú indiferent…la història d’uns cantant sempre rebel. Perquè com bé sabem,pocs són (m’atreviria a dir som) els afortunats que entenen aquestes belles composicions musicals,tal vegada perquè són especials.
    Ja saps: “no és raro,és especial”.
    I això pocs ho entenen.GRÀCIES.

  2. Francesc Verdú dijo:

    Esperava ja impacient una nova entrada teua i, com sempre, no m’ha decebut. Em sonava el grup, però amb les teues paraules m’has despertat la curiositat i estic escoltant-lo mentre t’escric açò. M’agrada molt, la llàstima és el tema de les lletres, com sempre. Intentaré solucionar-ho. Gràcies per les teues aportacions! Una abraçada!

  3. Pingback: RESUMEN MUSICAL DE 2015: Personal y transferible | Un club sin socios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s