EL GRUPO PARLAMENTARIO LIBERAL EUROPEO: El camarote de los hermanos Marx.

HermanosMarxAhora que desde las TDT’s liberales se lleva meterse con cualquier elemento izquierdoso y peligroso, habiendo eliminado de dicho grupo al PSOE (QEPD), nos toca desde aquí realizar algo de contraprogramación. Desde que la llamada de atención de los resultados del 25M provocaran el Gran Miedo, que diría el marxista Georges Lefebvre, pero esta vez no entre las masas campesinas sino entre las masas oligárquicas y sus voceros, no hemos parado de escuchar arengas contra el peligro de una nueva izquierda indómita. ¡Ahora que ya habían dominado a la socialdemocracia (PSOE) y casi a la nueva izquierda (IU)! ¡Ahora que sindicalistas indómitos comían de la mano en consejos de administración, reuniones regias y pactos intragables! ¡Ahora el populacho decide salir a la calle con banderas tricolores y a pedir referéndums! ¡Ahora va el pueblo soberano y vota a grupos desconocidos, descontrolados, descastados y despeinados! Por todo ello, se ha producido una llamada a filas. A las filas del liberalismo, llamado por ellos mismos “democrático”. Ahora todo el mundo se declara liberal. Hago una comprobación rutinaria. Tecleo en Google el término y aparecen noticias por doquier: de Colombia, de México, de Argentina, de Italia y, por supuesto, de España. Me llama la atención una noticia que, como siempre, me proyecta una imagen cinematográfica (a veces también es musical como reconoce mi alumna Amanda). Los eurodiputados de UPyD y Ciutadans (¿versión catalana del primero? ¿es que existe también el separatismo entre las filas de Rosa Díez?) han sido admitidos en el Grupo Parlamentario Liberal de la Eurocámara (oficialmente llamado Grupo de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa). ¡Ahora sí que la hemos hecho buena! ¡Nos llevan vendiendo desde 2007 que ellos no son de izquierdas ni de derechas, y menos de centro (que “es la nada”, en palabras de su principal dirigente) y ahora se apuntan raudos y veloces a GALDE, los liberales europeos! ¡Pues no decían que eran Unión por la Unidad de España, Progreso por su ideología y Democracia por su radicalismo democrático! ¡Pero si en GALDE también está CiU y el PNV que han pedido, reiteradamente, el apoyo de la Eurocámara al proceso soberanista de Cataluña y País Vasco! No hace falta que explique mucho del carácter progresista de ambos partidos: recortes sanitarios y educativos en Cataluña y País Vasco (bueno, Urkullu le llama gestión responsable), sólo comparables con los de su estimada España, dominio oligárquico de los centros del poder económico y social, y mantenimiento en sus filas de lenguaraces liberales como el alcalde de Sestao, que muy ufano, como se ve en la foto siguiente, declaraba que «La mierda ya no viene aquí. Si no, la echo yo; a base de hostias, claro», en referencia a los inmigrantes. _635363791096986850_bdad8976 Alguien dirá que gilipollas hay en todos sitios, pero la cúpula del liberal PNV no sólo no ha expulsado a tan liberal sujeto sino que el propio Urkullu ha declarado que no cree que las palabras del alcalde sean racistas (es probable que lo que sean es un delito, pero eso sería en un país liberal y democrático de verdad y no en una democracia blindada como la nuestra). Por cierto, leo, también en Google, que otra de las travesuras del liberal alcalde de Sestao ha sido la de precintar una iglesia evangélica, lo cual supone todo un gesto de libertad. Pero es que la historia, a veces, pesa mucho y aunque el PNV haya querido limpiar su pasado confesional (católico, por supuesto), ya se sabe que “la cabra tira al monte”. La referencia cinematográfica a la que me refería antes es a la película Una noche en la Ópera de los hermanos Marx, concretamente la escena del camarote. Por mis alumnos es bien conocida mi adscripción al marxismo, el de Groucho Marx, por supuesto, qué se creían ustedes. La utilización de las disparatadas ideas de Groucho y sus hermanos para describir y explicar nuestro mundo actual supera con creces a las del barbudo alemán. Así, creo que utilizar el ejemplo del llamado camarote de los hermanos Marx para describir la situación de la ideología liberal en el mundo Occidental actual es perfectamente ajustada. Será divertido ver en las reuniones del GALDE sentados en la misma mesa a UPyD y Ciutadans y al PNV y a CiU. Unos que si la Unidad de España, otros que si “el derecho a decidir”, unos que si los derechos lingüísticos de los castellanohablantes en Cataluña y País Vasco, otros que si la “promoción de la lengua”. Aunque, bien visto, es posible que puedan llegar a un entendimiento. En cuanto observen como a estos liberales unidos les crecen los enanos izquierdosos descontrolados, descastados y despeinados (léase Podemos en la España Unida, o CUP en Cataluña, pues desconozco que algún grupo semejante exista aún en el País Vasco, aunque todo se andará) pueden llegar a un acuerdo y firmar un contrato, con diversas cláusulas todas importantes, al estilo del que aparecen en otra escena de Una noche en la Öpera, la del contrato: Pero, ¡qué cosa más extraña!, cuántos más liberales encuentro por el mundo menos libertades se permiten ejercer. Cuánta más gente se declara liberal, y demócrata, más se recortan los derechos y la democracia. Lo del espectáculo borbónico-constitucional ha sido de traca.  Primero, según fuentes bien informadas, los servicios jurídicos del Estado han dado un espectáculo pavoroso y  “han ido de chapuza en chapuza, con mención especial a la ley de abdicación y al tema del aforamiento, durante todos estos días” (Andrés Boix Palop, LPD). Se publica una ley que entra en vigor cuando entre otra, se aprueba una abdicación en el Senado con premeditación y alevosía, saltándose todos los reglamentos de las Cámaras, se firma una abdicación que otorga el título de rey a su hijo antes de que jure la Constitución en las Cortes… Y, digo yo, y si ese gran día (19 de junio) Felipe VI el Preparado se levanta cabreado y no le apetece jurar la Constitución. ¿Sería rey? Imaginemos que esa noche a Leticia le ha dolido la cabeza y no…, que las niñas se despiertan con diarrea, que Froilán II (llamado así por ser el último curso de la ESO en el que estuvo matriculado, hasta dos veces, por cierto) entra en los aposentos reales blandiendo su famoso pincho moruno para atacar a primas y tíos. Entonces, Felipe VI el Preparado dice que no, que no jura la Constitución, que hay que esperar a que se le pase el dolor de cabeza a Leticia, la diarrea a las niñas o la tontería a Froilán. O, pongamos otro caso. Que nos invade ese día antes de jura algún enemigo acérrimo (pongamos Francia, Inglaterra –suena mejor que Gran Bretaña– o Alemania con su rescate). Entonces ¿sería Felipe VI el Preparado rey de España? Alguno diréis que todo esto son realidades imposibles y cuestiones puramente formales, pero es que el liberalismo nació en el siglo XVII en Inglaterra precisamente para evitar que las formas absolutistas de los reyes convirtieran el gobierno en algo arbitrario. Por ello creo, desde hace algún tiempo, que el liberalismo ha caído en el mismo vicio que pretendía eliminar allá por los tiempos de Locke y Monstesquieu: “hago lo que me da la gana porque para eso mando”. Democráticamente, claro. Y, a continuación, vienen los defensores de nuestro régimen tan liberal y tan democrático diciendo que estos nuevos peligrosos izquierdosos (descontrolados, descastados y despeinados, recordemos) quieren implantar regímenes como los de Venezuela o Bolivia. Pues os aseguro que estas imágenes, impactantes, no son de Venezuela, ni de Bolivia, son de España, Madrid día 1 del año Cero del reinado de Felipe VI el Preparado:

http://www.lasexta.com/programas/al-rojo-vivo/te-explicamos/policia-prohibe-paso-joven-llevar-chapa-republicana_2014062000114.html

Esos liberales que se ponen tan ufanos con la defensa de los derechos lingüísticos, la libertad de elección de centro escolar o  la libre regulación de empleo bien podían pensar en otras libertades, como la de expresión, por ejemplo. Dice el gobierno, y todo tipo de comentaristas liberales, que se prohibieron símbolos republicanos en la Coronación para evitar posibles altercados. Me imagino que por parte de exaltados monárquicos (dirigidos quizá por el liberal-franquista Luis María Ansón) que no pudiendo soportar la visión de la tricolor se lanzaran cual huestes de la Casa de Lannister a la caza de perroflautas republicanos y chicas tan de bien como la que sale en el vídeo. Debe ser que la tricolor causa más pasmo que las enseñas fascistas que exhiben ciertos militantes del PP en fotos publicadas meses atrás o las que cada domingo aparecen en determinados campos de fútbol español, como el muy monárquico Santiago Bernabeu. Pero aquí parece que nada tiene que decir el liberal Poder Judicial de un estado democrático como el nuestro, que no es como Bolivia o Venezuela, claro. 1043276403_740215_0000000000_noticia_normal Cuando algo no entiendo siempre les digo a mis alumnos que acudan al diccionario. Acudo yo ahora al Diccionario de Uso del Español (llamado también el Moliner) y leo la primera acepción del término liberal: “(del lat. «liberälis»). (1) adj. y n. Aplicado a personas por sus ideas políticas, a las ideas, a los partidos políticos y a los regímenes, partidario de la libertad. ¤ Partidario de la tolerancia. ¤ Partidario de las libertades que disfrutan los ciudadanos en los regímenes democráticos. ¤ Partidario del respeto a la iniciativa privada, por ejemplo en cuestiones de economía. ¤ Se aplica al régimen o funcionamiento de cualquier organización en que se reducen las restricciones y cortapisas al mínimo, y a las personas que lo practican”. Como parece que dijo un día San Pedro, acojonado por la persecución de los cristianos, al salir de Roma y encontrarse con Jesucristo, Quo vadis? Pero no domine, sino liberales. ¿A dónde vais liberales? Sería mejor que volvierais, como San Pedro, a defender aquello por lo que nacisteis. Ideas como las que están en la definición del Moliner: libertad, tolerancia, democracia, respeto, reducción de restricciones… Sí, me sé el final de la historia de San Pedro. Fue martirizado y crucificado cabeza abajo por defender sus ideas. Quizá es que a los liberales españoles se les ha olvidado lo que tuvieron que sufrir sus primeros correligionarios durante el final de aquella monarquía absoluta borbónica que ahora tanto adulan: exilio, persecución, censura y muerte. ¿O es que no recordáis el significado de este cuadro? Fusilamiento_de_Torrijos_(Gisbert) Pero, claro, los tiempos cambian y la costumbre de los liberales españoles (con algunas excepciones como el ya citado en otros lugares por mí Luis Lucia) de adorar a dictadores como Primo de Rivera o Francisco Franco y de no defender democracias (imperfectas, sí, pero menos sanguinarias que la Dictadura que no se atrevieron a criticar durante casi cuarenta años como la II República) infunde carácter. Y cuando te pones a querer ser liberal no te sale ya. Pero no nos preocupemos. Las huestes liberales seguirán diciéndonos que están aquí para defendernos. Pues, mirad, como diría un auténtico liberal, a mí no hace falta que me defienda nadie, ya lo hago yo sólo. Pero no con las armas, como interpretaron los liberales americanos en la Segunda Enmienda de su Constitución, sino con ésta a veces más temible: la palabra. Al menos mientras me dejen. Los liberales, por supuesto.

Acerca de José A. Moreno

Un socio sin club
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s