LECCIONES DE GEOGRAFÍA: Mi abuela, el ministro Soria y el meridiano de Greenwich

BVCEmdICEAA3GrdA ciertas edades uno tiene a un lío de archivos (recuerdos) en la cabeza que ésta parece uno de esos usbs que cuando los abres no encuentras nada ya que, en lugar de estar la información ordenada en carpetas, está toda suelta en el directorio raíz: documentos de Word, carpetas amarillas de archivos, “conos de carretera” (VLC) con vídeos que un día bajaste ilegalmente, archivos comprimidos con win-rar…

Por eso a mí hoy se me han mezclado muchas cosas en mi directorio raíz (mente) cuando he leído que el ministro de Industria, señor Soria, dice que el meridiano de Greenwich pasa por Canarias (y seguirá pasando, según él). De pronto se me ha abierto una carpeta en mi mente y allí había de todo: mis profesores de Geografía de la Universidad (algunos de infausto recuerdo), mi compañera Yolanda, mi alumno notario en la isla de Hierro, una antigua novia con familiar relación con la isla de La Palma, una película, cuyo nombre no recuerdo a pesar de Google, la Guerra de Irak y mi abuela Isabel. Sí, esa filósofa analfabeta de la que otras veces he hablado.  De ella y del reloj inamovible del comedor de la casa de Villarrobledo. De ella y de las naranjas con pan de postre.

Pero vamos a ordenar la información. Cuando en el verano de 1974 el gobierno de Arias Navarro comenzó a aplicar el cambio horario, adelantando una hora los relojes, mi abuela achacó la medida a las reformas que se anunciaban desde presidencia del gobierno: el famoso “espíritu del 12 de febrero”. Mi abuela no sabía que aquellas anunciadas reformas quedarían en nada en manos del “carnicero de Málaga”, que, asustado, pasó semanas más tarde a cantar el “Cara al Sol” en una reunión de la Confederación Española de Excombatientes. Pero, claro, la televisión no entraría en casa hasta unos meses más tarde para ver el Mundial de Alemania 74. Fue en él donde mi tía Bony, a la que ya se le había matado su novio en accidente de moto, se enamoró de Johan Cruyff, aquel holandés delgado, con cara de comer mucha mantequilla, pero que metía goles en imprevisible escorzo. Ella fue la que nos quiso sacar de la ancestral tradición perdedora familiar como simpatizantes del Atlético de Madrid. No entendía de futbol, decía, pero los jugadores de Barça eran los más guapos para ella. Estamos hablando de “Tarzán” Migueli, de Neeskens, Rexach… Frente a este encanto cosmopolita, estaba la recia apostura de los jugadores del Madrid, representantes de la España de toda la vida (Paco Martínez Soria y José Luis López Vázquez). Sólo hubiera faltado que saltaran al campo con boina Miguel Ángel, Camacho, Benito, Del Bosque, Amancio o Grosso. Vale, es cierto, ganaban la liga casi siempre, pero no tenían estilo. Decía mi tía Bony.

Cuando llegó la noticia del cambio de hora, había que explicarle a mi abuela que ahora comeríamos a las dos, que era la una de antes. Y que adelantariamos la hora a las dos de la mañana para que fueran las tres y a la mañana siguiente nos levantaríamos a las nueve que eran las ocho de antes. El lío era monumental especialmente cuando debíamos quedar para comer los domingos: “Venís a las dos, ¿de ahora o de antes?”. “De ahora, pero la abuela no tendrá la comida hasta las tres de ahora que son las dos de antes. O es al revés, no lo sé”. Se acabó. Mi abuela prohibió que el reloj del comedor se tocara. Ya lo podía decir el ministro o Franco si quería. Para lo que le quedaba en el convento. A Franco, claro, a mi abuela aún le quedaban más de veinte años de vida.  Y lo decía desde su sillón del mimbre. Ese del cual no se movía, apenas, en todo el día. Desde el que dirigía la casa como una matrona napolitana. Ese en el que comía parsimoniosamente, muy parsimoniosamente. Era un espectáculo verla comer: después de partir cada trozo de pan limpiaba el cuchillo con la servilleta de cuadros. Después de partir cada trozo de naranja limpiaba el cuchillo, también. Y ambas cosas las hacía al tiempo: comía la naranja con pan. “Es que si no el postre no alimenta”, decía.

¿Qué tiene todo esto que ver con el meridiano de Greenwich y el ministro Soria? Pues no lo sé muy bien; ya dije que se me han disparado infinidad de archivos al leer la noticia. Y cuanto más escribo, más archivos se abren. El proyecto del gobierno de recuperar la hora de Londres, perdida en 1940 cuando a Franco se le ocurrió que España debía tener la misma hora que el Berlín de su adorado Hitler y no el de la Pérfida Albión, me ha recordado aquel reloj de casa de mi abuela y su comentario de que “la una es la una”.

Y me ha recordado cuando estudié como los franceses en 1634 establecieron el punto O del meridiano en la isla de Hierro, concretamente en la Punta de la Orchilla,  y allí se construyó un faro que señalara el punto geográfico. Y allí es notario, creo que aún lo es, uno de mis antiguos alumnos. Un día escuché, en algún lugar, que existía una película sobre el último farero de dicho faro o quizá fuera un relato. O quizá sea uno de esos archivos corruptos que pululan mi mente y nada de ello sea cierto.

Y viendo el vídeo del señor ministro diciendo que el meridiano de Greenwich pasa (y pasará) por Canarias, y los jocosos comentarios que tal hecho han producido, se me ha venido a la mente otra metedura de pata de semejante calibre. Quizá todo se deba a que el señor ministro estudió con los mapas que colocaban las Canarias en un cuadrito a la derecha de la península. Y ahora se me abre otro archivo. Hace unos años, en clase de Segundo de Bachillerato, un alumno me trajo el recorte de una noticia en la que el Parlamento canario había hecho una interpelación al Congreso para que instara a que las Canarias se colocaran a la izquierda de los mapas. Y todo ello después de la metedura de pata de un periodista de El Mundo que señalaba, en plena Guerra del Golfo, que si Estados Unidos llevaba armamento nuclear desde la base de Torrejón, debería sobrevolar, con el consiguiente peligro, las Comunidades Autónomas de Madrid, Castilla La Mancha, Murcia y ¡¡Canarias!!.  Ponía un mapa y todo el muy valiente, con una línea dibujada que, efectivamente, atravesaban las Canarias del cuadrito de la derecha.

Puede que sea esto lo que ha confundido al señor ministro que no ha estudiado con la LOGSE y ha tenido que soportar los mapas del cuadrito a la derecha. Puede que sea esto o que el ministro el TONTO DE REMATE. No descartemos esa posibilidad que hoy un compañero no ademitía: “no puede ser tan tonto”. Vaya si lo puede ser. ¡Ah!,  menos mal que el ministro no estudió con la LOGSE, que si no el académico Pérez Reverte ya habría salido, espada en ristre cual Alatriste, para destriparnos a todos los profesores que hemos criado esta panda de analfabetos, no como él,  y el señor ministro Soria, que estudiaron el Bachillerato de seis años con dos revalidas y todo. En fin, para que luego nos tuerza el meridiano de Greenwich. Pero vamos, que si hay que hacer un Real Decreto para que pase (y siga pasando) el meridiano de Greenwich por Canarias, pues se hace. Para eso tienen mayoría absoluta. Para eso y cien mil cafradas más.

Por cierto, la Convención de Washington que menciona es la Conferencia Internacional del Meridiano y se celebró en 1884 y no en 1844. ¿Un lapsus, otra metedura de pata? Supongo que el señor ministro se documenta cuando sale a rebatir la propuesta del Presidente de Canarias de que su Comunidad Autónoma siga teniendo una hora menos, sea cual sea la de la Península. ¿O quizá no? Quizá empieza a hablar sin saber lo que dice y acaba como acaba. Con el pobre meridiano de Greenwich torciéndose más de cien kilómetros hacia el Oeste. ¡A ver cómo les dice ahora mi compañera Yolanda que los meridianos son líneas rectas (bueno, curvas señor Einstein) de polo a polo! Veis como todos mis archivos tienen sentido, aunque estén desordenados.

A todos mis alumnos de Castalla que un día decidieron estudiar la carrera de Geografía y que tienen que soportar que un ministro confunda meridiano con huso.

Anuncios

Acerca de José A. Moreno

Un socio sin club
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a LECCIONES DE GEOGRAFÍA: Mi abuela, el ministro Soria y el meridiano de Greenwich

  1. Elena dijo:

    Quina risa més bona m’ha fet el teu article!!!
    Desordenat però sempre coherent, molt coherent.
    Una abraçada

  2. Francesc Verdú dijo:

    El ministre aquest mereix ser el successor de Marianico el corto, no?

  3. Jalif dijo:

    La verdad es que es gracioso si no estuviera sacado de contexto. Me he tomado la molestia de ver la conferencia completa y el razonamiento es logico. Se dice que el meridiano de greenwich pasa por España y como canarias forma parte de España el meridiano pasa por canarias. Te comprendo Jose Antonio sacarlo de contexto y dejar al ministro (canario por cierto) como un tonto era muy tentador como para no acercar el ascua a tu sardina

    • Pero es que el ministro no dice que el meridiano de Greenwich pase por España y, por tanto, por Canarias. Dice, y repite dos veces, que el meridiano de Greenwich pasa por Canarias (y seguirá pasando). Es como si el ministro francés dijera que el meridiano de Greenwich pasa por la Guyana Francesa (en Sudamérica), que es territorio francés y de la Unión Europea a todos los efectos (está incluso en los billetes de euro). Además el ministro, en su intento de justificarse dijo que quería decir, pero no lo dijo así, que se refería al huso horario del meridiano de Greenwich. Con lo cual volvió a meter la pata, pues los husos horarios no corresponden a ningún meridiano pues están trazados siguiendo las fronteras políticas, como se puede observar en cualquier mapa.
      Es cierto que era tentador dejar al ministro por tonto, pero no fue culpa mía que no entienda de Geografía e intente justificar lo injustificable con el único propósito de criticar la postura del Presidente de la Comunidad Autónoma de Canarias, que era su único objetivo. El mío poner de relieve que estamos rodeados de ineptos que no se preparan mínimamente sus intervenciones a pesar de la cohorte de asesores que todos pagamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s