SOLUCIÓN A LA CRISIS DE GIBRALTAR: Froilán vs Harry

imagesSe reproduce el conflicto de Gibraltar, según me asaltan las noticias digitales. Lo que la semana pasada se asemejaba a una Guerra Fría, parece que se calienta con la llegada de barcos de guerra británicos al Estrecho. La Caverna Mediática está que arde y los comentarios de sus lectores se están calentando hasta la más pura violencia medieval. Ayer uno comentaba así la noticia: ¡¡¡vamos españa!!!, tierra de maría (jpii), con la que aplastó la cabeza del infernal dragón, frente a la tierra de la ángeles… caídos.

Esto se tiene que solucionar como en los buenos tiempos medievales. Nada de guerras modernas, nada de “Guerra Fría”, nada de guerra bacteriológica (que luego el mar se queda hecho una mierda y los camarones tienen mal sabor), nada de ataques navales. Mejor solucionar el asunto como en las novelas históricas de Walter Scott. Para algo tenemos una Monarquía. No va a ser sólo para el discurso de Navidad, cacerías, monterías y otras tonterías. Pero nuestro Rey ya está mayor, y no digamos la Reina de Inglaterra. Por lo tanto, propongo que, como en los torneos medievales, el Rey/Reina pueda delegar en un miembro de la Casa Real para batirse por el honor de la Patria.

La reina de Inglaterra seguro que apuesta por su nieto el Príncipe Harry. Hay razones de toda índole. Su padre ya está próximo a la jubilación (en noviembre cumple 65 años) y su hermano tiene mujer e hijos que mantener. Y no vaya a ser que la cosa salga mal para los británicos. Además el Príncipe Harry ha tenido un buen entrenamiento en la Academia militar de Sundhurst, fue preparado para la Guerra de Irak (adonde finalmente no fue) y para la de Afganistán, consiguiendo una medallita y todo. Además ha logrado la Insignia Apache tras su instrucción de vuelo en los helicópteros de combate Apache. Y, naturalmente, ha llevado una vida acorde con su categoría de noble pendenciero, que es lo que se llevaba en la Edad Media: apodado el niño salvaje en su juventud, ha fumado marihuana, ha bebido desde temprana edad, ha agredido a paparazzis y ha asistido a fiestas salvajes con simbología nazi y con chicas desnudas. Vamos, un buen candidato para salvar el honor británico, muy parecido al Olaf (el vikingo) que cantaban Los Nikis.

Nuestro Rey también tiene un candidato acorde. Quizá haya algo de desigualdad generacional, pero estoy seguro que sabrá batirse como sus primeras expectativas anuncian. Naturalmente no me refiero al Príncipe de Asturias, pues éste también tiene mujer e hijos y dudo que la Jefa (Leticia) le deje meterse en esos líos.

Como esto de los torneos medievales es una cosa de hombres machotes, tenemos que descartar a las princesas y las infantas. Por lo tanto, en la línea sucesoria nos toca apelar a Froilán. Sí, sólo tiene quince años, frente a los veintinueve de Harry, pero para eso se le puso el nombre de Froilán que significa “Dios orgulloso” (o sea que, como siempre, tendremos a Dios de nuestra parte), cuyo Santo, obispo de León y ermitaño se cuenta que estando una mañana rezando y absorto en sus oraciones, se le apareció un lobo hambriento que vio en el asno del santo un apetitoso almuerzo. Abalanzándose sobre él, comenzó a devorarlo momento en el que lo encontró el Santo, que con su mirada dejó al lobo acurrucado y temeroso, mientras le hablaba de amor y paz. O sea que lo tienes claro, Harry. Y además, a pesar de su corta edad, no tengo que contaros como maneja las armas de fuego (sólo le falta acertar con el objetivo y no dispararse a sí mismo) y esa nueva arma letal que son los pinchos morunos. De momento sólo se ha entrenado con sus primos, pero estoy seguro que en cuanto vea a un príncipe de la Pérfida Albión se enciende y no tendrá piedad.

Sólo nos queda elegir el campo de batalla. Será terreno neutral, es decir ese trozo de vaya que separa la Roca de La Línea de la Concepción, y las armas de combate, como en los torneos. Estoy seguro que el Príncipe Harry se decantará por una lanza africana, de las que debió conocer sus secretos en su estancia en Leshoto, mientras que nuestro Froilán se decidirá por un gran pincho moruno forjado en las acerías de Asturias (si encontramos alguna que no haya cerrado por las crisis).

Defender el honor patrio ya debe ser suficiente premio, pero como son jóvenes solteros podríamos buscar otro aliciente con alguna princesa casadera por la cual se batieran, además de la soberanía de la Roca. No estoy muy puesto en las familias reales mundiales, pero Google acaba de sacarme del atolladero. Sólo ha hecho falta teclear “jóvenes princesas solteras” y ya me ha salido un artículo que hace un ranking y todo: Las 10 princesas solteras más deseadas del mundo. Además las hay para todos los gustos: árabes, nórdicas, japonesas, mediterráneas…, pero casi mejor que elijan ellos, no vaya a ser que no les guste la opción y se nos echen para atrás.

Y es que no podemos permitir más las afrentas de la Pérfida Albión. Y no sólo me refiero al conflicto de Gibraltar sino a la fuga masiva de futbolistas a la Premier League, incluido nuestro mediático Mourinho, ¡qué van a hacer ahora el Marca y el Sport sin él!

Por lo tanto, como decían en 1982 Los Nikis, clamamos ¡VENGANZA!

Acerca de José A. Moreno

Un socio sin club
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a SOLUCIÓN A LA CRISIS DE GIBRALTAR: Froilán vs Harry

  1. Francesc Verdú dijo:

    Molt estiuenc, sí senyor! Ja posats a fer riure, podria ser una bona solució.
    Una abraçada, José A.!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s