“CELEBRITIES”, HOY: Los salvapatrias Esperanza Aguirre y Pérez Reverte

celebritiesYa sé que algunos me diréis que recurro con frecuencia a determinados personajes. Vaya por delante, por tanto, una declaración de principios: a cada uno le persiguen sus propios fantasmas. Y éstos parecen ser algunos de los míos. Y como lo son, me los encuentro en cada página de internet que abro, en cada flash del yahoo que recibo, en cada enlace del Facebook que insertan mis “amigos”. Es como cuando tu mujer cree que está embarazada, no dejas de ver embarazadas por la calle.

No pretendo hoy, en este escrito vacacional, ponerme excesivamente serio y destripar las miserias de estos personajes, sólo que he leído en los buenos manuales de psiquiatría que si no echas tus fantasmas fuera acaban persiguiéndote a cada momento. Y lo que menos deseo es pasarme las vacaciones con Pérez Reverte y Esperanza Aguirre. Tengo prevista mejor compañía con mi familia. Y ella tampoco se merece compartir vacaciones con mis fantasmas. Por cierto, que bien les viene a ambos la acepción 5ª de la palabra “fantasma” del diccionario de la RAE: “Persona envanecida y presuntuosa”. Creo que la definición debió ser pulida por el propio Reverte, desde su sillón T de la RAE, mirándose a sí mismo en el espejo. Con esa mirada que vemos en numeras de sus fotos donde parece decir: “si es que estoy hasta bueno”. Sus poses en el Google imágenes no tienen desperdicio.

Decía que no pretendo hacer hoy una glosa de mi opinión sobre ambos personajes, que tampoco tiene porqué interesarle a nadie. Aunque seguro que mi ejercicio de terapia anti-fantasmas tampoco tiene porqué hacerlo. Lo que pretendo es utilizar ambos personajes como estereotipo de lo que podemos llamar “el salvapatrias”. Una especie muy apreciada entre los países al borde del rescate.

Pero vamos a los hechos que me han llevado hasta aquí. Leo estos días, en foros de distinta especie, y no todos ligados al aparato mediático del PP, que Esperanza Aguirre se ha convertido en la adalid de la salvación del partido, salpicado por la corrupción. Vamos, que es la “gran esperanza azul” –quien dijo que yo no sabía hacer chistes malos-. Empieza a ser citada en círculos, foros y webs del neo-regeneracionismo transversal españolista. Pero además, en la mayoría de dichos comentarios de agasajo a la expresidenta aparece el mismo discurso: “es que dice las cosas como son”, o bien “llama a las cosas por su nombre”. Incluso hay quien se atreve a expresar que últimamente está muy “sexy”. No digamos cómo se van a poner algunos tras su operación de párpados.

Segundo capítulo de los hechos. Abro yahoo y me encuentro el siguiente flash: “Pérez Reverte condenado a pagar 200.000 € por plagio”. Leo, me informo (ya conocía los hechos que se remontan a 2001), también abro el blog Pérez Reverte, para conocer su opinión (no vaya a ser que aquí alguien me diga que soy parcial) y me encuentro los viejos comentarios que siempre se han dicho de él: “es que dice las cosas como son” y “llama a las cosas por su nombre”. Y además, se amplía el espectro de sus adoradores con “no se casa con nadie, es el azote de todos los políticos”.

Pues, qué queréis que os diga, a mí estos personajes, convertidos en fantasmas (acepción 5ª) siempre me han parecido chocantes. En realidad les define una palabra bien conocida en el panorama político: demagogos. Es muy sencillo ponerse, ahora, de parte de la regeneración de la política, defender la limpieza del mundo, creerse el espadachín de la buena cultura. Pero es que hay que practicar en ello cada día. Y qué rápido se nos olvidan los hechos que ensombrecen a determinados personajes. Aunque “digan las cosas como son”, aunque “llamen a las cosas por su nombre”.

En el caso de Esperanza Aguirre, parece que a la gente que ahora valora su “valentía” se le olvida su biografía política, repito “aunque diga las cosas como son”. ¿Ya no recordamos que accedió a la presidencia de la Comunidad de Madrid después del caso más oscuro, más surrealista y patético de la democracia española?: el “tamayazo”. Dos diputados del PSOE (Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez) se arrepienten el mismo día de la votación de investidura del candidato de su partido, que había pactado una alianza con IU. Hay que repetir las elecciones y Esperanza gana por mayoría absoluta tras la decepción del electorado socialista que se pasa a la abstención. Y también parece que han olvidados los aduladores, o simples simpatizantes del “qué bien lo dice”, su trayectoria política en la presidencia de la Comunidad de Madrid: la financiación, a través de Fundescam (dinero público), de sus campañas políticas, la trama Gürtel, en la cual expulsa a los miembros de su partido que la denuncian, la colocación de su hijo como asesor en el Ministerio de Economía o la de su hermana en el ayuntamiento de Madrid (con sueldo de más de 45.000 €). Por no hablar de sus declaraciones contra funcionarios (médicos y profesores, especialmente), contra el 15M (jacobinos) o aquellas en las que decía que con su sueldo “no llegaba a fin de mes”.

Como habéis podido apreciar, nada sobre su política económica, social, educativa o sanitaria critico. Cada uno, como los culos, tiene su propia opinión sobre las acciones que desarrollan los políticos. Sólo me he centrado en recordar que esta nueva adalid de la anticorrupción, tiene un pasado. Y parece que se olvida entre los nuevos descubridores de la genial Esperanza. Hablar es sencillo, hacer declaraciones también, hasta yo puedo proclamar hoy mismo que “si llego a presidente del gobierno bajaré el IVA”.

Y qué decir de Pérez Reverte, leído con fruición cada fin de semana por señores y señoras de bien en plazas, cafés, parques y, ahora en verano, en hamacas y tumbonas de playa en su columna “Patente de corso” (XLSemanal) mientras asienten con la cabeza tras la lectura de cada una de sus aceradas frases. Seguro que están pensando: Arturo sí que “dice las cosas como son”, éste sí que “llama a las cosas por su nombre”. Es muy probable que también aplaudieran estos señores y señoras de bien aquella columna en la que se vanagloriaba de haber estado a punto de pegar “un viaje” a un inmigrante sudamericano borracho porque se metió con él y otro académico (Javier Marías) a la salida de la RAE por llevar corbata e identificarlos con simpatizantes del PP. Con su preclara pluma llegó a llamar a su openente “indio guaraní”, “sioux”, “cara de indio” y “subnormal”. Llamemos, por tanto, a las cosas por su nombre. A personas como el tal Pérez Reverte las define la RAE como “hijo de puta”: “mala persona“.

Pues llamemos a las cosas por su nombre. La Audiencia Provincial de Madrid ha ratificado estos días una sentencia de 2011 que le condenaba por plagio, junto al director de cine Manuel Palacios, en el guión de la película “Gitano”. Según los peritos, hasta 77 coincidencias aparecen entre el guión de dicha película (firmado por Pérez Reverte) y otro anterior (no estrenado) de Antonio González-Vigil. La defensa de Pérez Reverte (que podéis leer completa) no niega los hechos, llega a decir que en justicia a veces se gana y, a veces, se pierde. Arguye que dos peritos certificaron a su favor, pero se le olvida decir que fueron presentados por él y son miembros de la RAE, como él.

Y yo pregunto, ¿puede un miembro de la RAE seguir “fijando y dando esplendor” a la lengua después haber sido condenado por plagio? ¿Qué diría él si hubiera sido un político de esos que él tanto azota en su columna (insulto va e insulto viene) el condenado? Seguro que ese político también cree que es inocente, seguro que también tiene motivos para su defensa, pero ha sido condenado por un Tribunal. Como él.

Como él, que ha dejado escrito que le dieron ganas de “endiñarle al subnormal con las llaves en el careto”  por meterse con él y su vestimenta. No os olvidéis de ello cuando leáis sus columnas y penséis “éste sí que llama a las cosas por su nombre, sí que dice las cosas como son”.

Pues, las “cosas como son” y “por su nombre”: corrupta (¿presunta?), tramposa, plagiador y violento (al menos en la intención).

Y ahora, como sé que le molestó, os repito un video parodia de Reverte, que ya puse en otra ocasión, de mis paisanos de Muchachada Nui.

Acerca de José A. Moreno

Un socio sin club
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “CELEBRITIES”, HOY: Los salvapatrias Esperanza Aguirre y Pérez Reverte

  1. Espero que li donis continuïtat a aquesta sèrie de celebrities. La llista de noms és quasi infinita, hahaha…

  2. Pingback: ZOOLOGÍA POLÍTICA: Del petiROJO a la GAVIOTA, su evolución. | Un club sin socios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s