NORMAL VS. DIFERENTE: La historia de Barnaby Brocket

imagesHoy me siento en esta nueva piedra del muro de San Blas en que se ha convertido este blog para recomendaros una lectura. Para los no versados en mis neuras les explicaré que el muro de San Blas era el lugar donde de adolescentes (y ya jóvenes) nos sentábamos en mi pueblo a charlar de nuestras cosas, en ocasiones hasta altas horas de la madrugada, y siempre con un puñado de pipas compradas en la tienda de enfrente. Por cierto, pipas artesanas de las cuales no hemos podido olvidar su sabor. Como tantos otros sabores (y olores) que ya casi hemos olvidado con esta comida enlatada, totalmente higienizada e insípida. ¡Qué fueron de aquellos melocotones que compraba en el mercado acompañado de mi abuela! ¡Quién no recuerda el peculiar sabor de los tomates en aguasal que mi ella preparaba!

Pero volvamos a la piedra de San Blas. Hoy he venido a ella a recomendaros un libro. Me encantaba hablar de libros con mis amigos, especialmente con Diego, gran, enorme lector, que siempre tenía un nuevo autor o libro para darnos a conocer. Os leo la frase final y entenderéis por qué me atrajo: “Y lo principal, un chico que estaba orgulloso de ser diferente”.

El libro es “El increíble caso de Barnaby Brocket” de John Boyne, el autor de “El niño con el pijama de rayas”. Es absolutamente fascinante. Su lectura es amena, cautivadora, instructiva. No os quiero destripar mucho la historia, pues descubrir las aventuras de Barnaby Brocket es uno de los placeres de libro, que se estructura como una de esas novelas de aventuras que en realidad son un símbolo del descubrimiento de uno mismo (“En el camino” de Jack Kerouac, es el clásico por excelencia). Pero es, sobre todo, una novela que trata (con un humor extraordinariamente seductor) de hacernos reflexionar sobre los conceptos de NORMAL y DIFERENTE.

Uno de los capítulos (el 24) lleva por título algo que todos nos hemos preguntado alguna vez “¿Qué significa «normal»?”. En el siguiente, nuestro protagonista se pregunta: “era normal querer ser… bueno, tan «normal» en todo momentoY fue entonces cuando se dio cuenta de que le gustaba ser diferente”.

Voy a daros un empujón más si aún no estáis convencidos de leer el libro (os aseguro que una sonrisa recorrerá vuestro rostro a cada momento). ¿De qué va la novela? Bien sencillo. En una familia «normal», con dos hijos «normales» que llevan una vida «normal», nace el tercer hijo, Barnaby. La familia ya no vio «normal» que naciera a las doce de la noche, molestando a todo el mundo, pero es que Barnaby se niega desde el mismo instante de su nacimiento a obedecer a la norma más elemental de todas: la ley de la gravedad. O sea, que flota. Mejor dicho, se eleva sin obedecer a la ley de la gravedad hasta que choca contra un objeto que lo sujeta. A partir de ahí, ya me diréis, que hace una familia «normal» con un hijo así.

La novela está llena de simbología y de referencias al mundo de la literatura de viajes, pero eso lo tendréis que descubrir vosotros, pues ya sabéis lo que dice Javier Cercas: “un libro es como un espejo, no es uno el que lee los libros sino los libros los que lo leen a uno”. Y yo lo he leído con mis ojos de profesional de la educación.

Creo que todo profesor, maestro, catedrático o cualquier especie de docente debería leer este libro. Estamos acostumbrados, nos acostumbraron, a querer convertir a todos nuestros alumnos en «normales». Cuántas veces he entrado en la Sala de Profesores (sanedrín de cualquier Instituto) y he oído esta frase: “es que no es «normal», esto que hacen estos alumnos no es «normal»”. Bien, y ¿qué es «normal». ¿Quizá lo que desea el ministro Wert, convertir a todos los alumnos y alumnas en máquinas excelentes (odio esta palabra tan de moda) para producir y competir en la carrera del capitalismo?

Yo este curso he convivido con alumnos y alumnas que, para los demás, no eran «normales», pero les mirabas a los ojos y veía cada una de sus historias personales y emocionales. Y te impactaban sus miradas. No era fácil trabajar con ellos, lo admito, pero no los cambiaría por los «normales». A comprender esto me ha ayudado este libro. Este libro y mis compañeros y hermanos Joan y Carme, a quienes tanto debo.

DEDICATORIA: a todos ellos y ellas, mis alumnos y alumnas «normales».

Acerca de José A. Moreno

Un socio sin club
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s