CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA: Carne Cruda, Radio 3.

Mañana a las dos de la tarde, a la hora de comer, en torno a nuestra acristalada mesa de la cocina, el ambiente no será el mismo. Ya no nos acompañará Carne Cruda. La nueva dirección ha decidido que el presupuesto del programa (en torno a 5.000 € al mes, es decir lo que se come en gambas cualquier político español) era inasumible. Los que hemos sido fieles seguidores del programa desde casi su inicio hace más de dos años sabemos que no es así. Sabemos que lo que no pueden soportar es lo que el nuevo director de Radio 3, Tomás Fernando Flores, ha llamado “sensacionalismo” del programa.

Efectivamente. Era “sensacional” que una radio pública pudiera emitir programas sobre las radios libres, los okupas, la represión policial, las enfermedades olvidadas, los mineros en lucha, el “problema” vasco desde la óptica abertxale… Era sensacional que una radio pública pudiera criticar ácida y, a veces, cruelmente al partido en el gobierno (entonces el PSOE) por su política económica, social, educativa, etc. Pero era aún más sensacional que en una radio pública (como ocurre en la tantas veces citada BBC) se pudiera criticar abiertamente al Rey, la policía e incluso a la Constitución.

Pero la derecha española sigue contaminada por sus viejos orígenes (el caciquismo decimonónico, el franquismo y la falseada Transición). Ya quisiera yo que fuera de otra forma, que fuera, al menos como la francesa (con su “glamour” y su “bon vivant” al estilo Sarkosy). Pero no, aquí sigue predominando el estilo siciliano de Fabra (padre e hija), el machote de Aznar, el chulesco de González Pons, el beatiforme de Gallardón y el señoritingo de Arenas. Sí, ya sé que el PSOE ha copiado sus formas, especies y especímenes. Es lo que tiene convivir en el mismo ecosistema y no fumigarlo cuando tuvo ocasión (1982-1988), pero, al menos teníamos Radio 3 y Carne Cruda.

Durante este fin de semana Javier Gallego, director del programa, ha escrito una carta de despedida ya que no le han dejado despedirse de sus oyentes, pues lo han echado en plenas vacaciones. La carta se titula “Ni vencéis ni convencéis”. Lo siento Javier pero no estoy de acuerdo. Es de las pocas veces que no estoy de acuerdo con tus análisis. Es evidente, al menos para mí, que sí han vencido. No sólo en las elecciones si no en la propia configuración de la sociedad española. Y ello no sólo es gracias al PP ahora triunfador. Tanta o más culpa tiene el PSOE (y otros grupos que se autoproclaman nacionalistas, siendo como lo son todos no sólo los periféricos).

Sólo hace falta darse una vuelta por diversos centros de sociabilidad españoles. ¿De qué se habla? Del futbol, de las motos, de la Fórmula 1, cuando no de la vida de cualquier sujeto que se ha hecho famoso, a saber cómo, en algún canal de la TDT. Mientras tengamos un chiringuito en la playa, una terraza en el pueblo, una televisión para ver fútbol a todas horas qué más da lo que haga el gobierno. Siempre habrá un emigrante, un funcionario o cualquier otro al que echarle la culpa de todos los males.

Hace tiempo que han vencido, Javier. Y hace tiempo que llevan utilizando diversas estrategias para convencer. Dos ejemplos, dos momentos, dos novelas relacionadas. El Renacimiento quiso convertirse en el pensamiento emancipador de la oscura Edad Media: sería la Edad del Hombre, medida de todas las cosas nuevamente. La Reforma Protestante daría voz a los pobres en la espiritualidad cristiana, frente a la corrupción vaticana. Pero llegó Lutero y su alianza con los príncipes alemanes, se reunieron en Augsburgo y se repartieron Europa entre católicos y protestantes. Mientras, los movimientos de base, populares, radicales en su concepción social (como los anabaptistas) fueron aplastados. La novela “Q” del colectivo Luther Blissett recorre dicha época como alegoría de la nuestra.

Otro ejemplo. Siglo XVIII, las Luces. Iluminación a través de la Razón. Tiempos de cambio. Libertad. Esa gran palabra. Pero no nos confundamos. Una libertad por y para la burguesía. Ya en la originaria América, cuna de la libertad (con su estatua y todo), ésta estaba pensada sólo para blancos, varones y ricoshombres. La novela “Manituana” (en realidad es un proyecto global multidisciplinar) del colectivo Wu Ming (heredero de Luther Blissett) refleja como los indios de la Confederación Iroquesa se encuentran atrapados, en la época de la Independencia Americana, entre los colonos rebeldes amantes de la libertad, la Corona británica que les explota y los vecinos franceses de la colonia de Quebec que les utilizan. Unos perdedores. El final es conocido: mucha libertad, pero los indios obligados a vivir en “reservas”.

Para cerrar porqué creo que han vencido, pero, sobre todo, convencido, una cita del libro que ahora estoy leyendo (“Libertad”, de nuevo la bendita palabra, de Jonathan Franzen). Dice, en tono irónico, Richard Katz (músico de rock), uno de los protagonistas de la novela:

“Creo que el iPod es la verdadera cara de la política republicana, y yo soy partidario de que la industria de la música se ponga seriamente al frente de esto y sea más activa políticamente, y se levante orgullosa y diga en voz alta: a nosotros los del sector de la fabricación de chicle (se refiere a la música de consumo tipo 40 Principales) no nos interesa la justicia social, no nos interesa la información precisa y objetivamente comprobable, no nos interesa el trabajo con sentido, no nos interesa un conjunto coherente de ideales nacionales, no nos interesa la sabiduría. Nos interesa elegir lo que nosotros queremos escuchar y pasar de todo lo demás. Nos interesa ridiculizar a la gente que tiene la poca educación de no querer ser guay como nosotros. Nos interesa concedernos un capricho para sentirnos bien cada cinco minutos sin tener que pensar. Nos interesa la implacable explotación y aplicación de nuestros derechos de propiedad intelectual. Nos interesa convencer a los niños de diez años para que gasten veinticinco dólares en una fundita de silicona guay para el iPod, cuya fabricación le cuesta a la filial autorizada de Apple Computer treinta y nueve centavos”.

Creo que ahora está más claro porqué creo que han convencido. Vencer ya lo hicieron hace siglos.

Solución. Vivir. Hace un año pensaba que lo mejor era el aislamiento y el silencio. Ello sólo lleva a crear más bilis interna, aumentar los niveles de triglicéridos y “hacerte mala sangre”. Es mejor el autoconvencimiento de que esto es así. No se trata de vencer ni convencer a nadie. Que hagan lo que mejor les parezca. Pero yo también lo haré. Mientras pueda, mientras me dejen. Aún sabiendo que pertenezco al mundo de los derrotados. Por algo cuando me gustaba el fútbol era del Atlético de Madrid y en el básket siempre tuve inclinación por el Estudiantes. Al que le gusten las victorias que se apunte al Barça o al Real Madrid.

Por tanto, derrotados sí, pero callados no. Sabíamos que algo así no podría durar mucho. Como las victorias del Atlético de Madrid o del Estudiantes. Cada día, cuando escuchábamos Carne Cruda, pensábamos si no sería el último programa. Por ello, sólo nos queda disfrutar de las pequeñas cosas que nos mantienen vivos, mientras existen. Hemos disfrutado del programa, nos ha hecho más felices a unos cuantos (muchos o pocos, qué más da) durante un tiempo. ¿O qué se creen los “vencedores convencidos” que por ello van a ser eternos? Su final, como el tuyo y el mío, será el mismo. Y, mientras tanto, buscaremos (como decía Ramón Trecet también en Radio 3 hace mucho tiempo) “la felicidad”. La nuestra y la de los que nos rodean.

Mañana no escucharé Carne Cruda, mañana no escucharé Radio 3. No podría soportar amargarme la comida, y amagársela a los míos, con el recuerdo de que antes tú estabas allí. Tu espacio lo va a ocupar Discópolis, dirigido por José Miguel López. Que ironías tiene la vida a veces. Recuerdo que con el gobierno de Aznar, este programa fue arrinconado (o incluso retirado) porque en él se daba cancha a grupos vascos relacionados con el mundo abertxale.

Durante un tiempo, no sé cuánto, dejaré de escuchar Radio 3. Me he unido a diversos foros de boicot. ¿No servirá para nada? ¿Puede ser peor? Es posible. Ya cuento con la derrota. Lo acabo de decir. Pero es lo que me apetece, lo que me hará feliz mañana. ¿Quizá con ello contribuya a que cierren definitivamente Radio 3? Es posible. Pero tampoco pasaría nada demasiado grave. Gracias a las tecnologías, ahora ya no es necesario ese medio para tener acceso a determinado tipo de música que no se escucha en otro sitio, a determinada cultura que no tiene cabida en otros medios. Y si no, siempre quedará el boca a boca y mis amigos Diego y Joan para que me pongan al día de grupos, libros e historias de lo más “in” o mejor diría “out”.

Hasta siempre Crudo. Quizá la vida, las ondas o los bites de internet nos vuelvan a reencontrar. Pero mañana el periodismo será más que nunca el “Cuarto Joder”:

Acerca de José A. Moreno

Un socio sin club
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA: Carne Cruda, Radio 3.

  1. silver price dijo:

    Sí. Colaboraron porque les interesaba y les gustaba el programa. Mantenían una relación personal conmigo y, desgraciadamente, no podía ofrecerles medios económicos. Cuando se ha podido, se les ha pagado: una mínima cantidad, ridícula, más simbólica que otra cosa. Por eso no acepto que se aduzcan causas presupuestarias. Carne Cruda, al igual que otros programas de Radio 3, se ha hecho muy en precario. Acepté la precariedad, pero éste es un programa baratísimo.

  2. Josep dijo:

    Carne cruda torna. Aviat es podrà seguir el programa per Internet. Més informació en aquest enllaç: http://www.yorokobu.es/carne-cruda-vuelve-en-internet/

  3. Pingback: EL MUNDO ES EXCESIVO: noticias de aquel viejo y pequeño mundo. | Un club sin socios

  4. Pingback: RESUMEN MUSICAL DE 2015: Personal y transferible | Un club sin socios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s