“ESTIMADO” SEÑOR REY: se está ganando Ud una III República

Vuelvo a la rutina diaria después de cinco días de desconexión y me encuentro, a pesar de mi intento infructuoso de aislamiento interior, con que el Jefe de la Hermandad Campechana ha vuelto a hacer de las suyas. Empiezo a pensar que Juanca I está haciendo todo lo posible por el advenimiento de la República. ¿Será sólo casualidad que ayer fuera 14 de abril, aniversario de la proclamación de la II República? ¿No será que no se fía de su hijo, y la consorte Leticia, y prefiere la República a su hijo como rey? Digo esto porque los Borbones son aficionados, entre otras cosas, a repetir las mismas estupideces reinado tras reinado. Y una de ellas es la de enfrentarse a sus hijos: Carlos III, Carlos IV e incluso el “nonnato” don Juan con el actual Juan Carlos I, por ver quién heredaba el Cortijo (léase, a partir de ahora, España), el nombrado por el general fascista Franco o el “auténtico” don Juan que en 1936 se ofreció a ayudar al fascista general Franco contra la “anti-España”, al cual felicitaba así por su victoria:

Uno mi voz nuevamente a la de tantos españoles para felicitar entusiasta y emocionadamente a V.E. por la liberación de la capital de España. La sangre generosa derramada por su mejor juventud será prenda segura del glorioso porvenir de España, Una, Grande y Libre. ¡Arriba España! Juan de Borbón.

Otra afición recurrente de los Borbones ha sido la de írseles bastante “la olla” al final de su reinado. Felipe V, el primer rey Borbón del Cortijo, tuvo que ser trasladado con toda la Corte a Sevilla, ya que en Madrid su comportamiento era escandaloso: descuidaba su aseo personal, nunca se cambiaba de ropa y apenas si se le entendía en el habla (¿a qué me suena esto último?). No se solucionó el problema y la locura de Felipe V fue a más. En Sevilla le dio por cambiar el horario: se levantaba a las ocho de la tarde, atendía a los ministros de madrugada y se acostaba a las doce del mediodía. Su hijo, Fernando VI, no acabó mejor. A la muerte de su impopular esposa, María Luisa de Saboya, entró en tal depresión y locura que el gobierno le tuvo que encerrar en el castillo de Villaviciosa de Odón, donde murió año siguiente. No parece que estuviera mejor Fernando VII, a quien el psiquiatra Luis Mínguez ha catalogado de “personalidad disocial, antisocial o psicopática”.

Y, otra de las “aficiones” de los Borbones (por no hablar de su querencia a las faldas, propias y ajenas) es la caza. Por tanto, no sé de qué nos extrañamos ahora con que Juanca se dedique a matar elefantes en Botsuana. Su antepasado Carlos III tenía verdadera pasión por el “honorable” deporte del exterminio de animales. Cada mañana salía de Palacio para ejercitarse en tan “noble” actividad. Sólo perdonaba dos días al año: Viernes Santo y el día de Navidad. La Corte no pensaba en otra cosa que en entretener al Rey. Una cohorte de criados, ayudantes de montería, caballerizos, mantenedores de perros y otros oficios tenía como única misión cuidar de dicha actividad regia.

No sé, por tanto, de qué nos quejamos ahora. ¿Es que no sabíamos con quien estábamos tratando? Que el Jefe de la Hermandad Campechana tenga el gatillo fácil (y no me refiero sólo al de la escopeta, como Corinna parece saber) o se le vaya, de cuando en cuando, la “olla” es cosa de familia. Es lo que tiene la monarquía, que mientras nos parece simpático todo son parabienes, pero cuando te sale “rana” o se le va la “pinza” te tienes que aguantar. En una Monarquía no hay posibilidad de que el pueblo lo ratifique. Sólo le queda darle la patada, como, por cierto, ya ha hecho el pueblo español en dos ocasiones con los Borbones: Isabel II y Alfonso XIII. ¿Podría ser que a la tercera fueran la vencida? Desde luego, Juanca I se lo está ganando a pulso.

Ya está mal que se dedique a la matanza de animales, ya está mal que lo haga a escondidas, ya está mal que el gobierno, y la “leal” oposición socialista callen como “putas”, pero que encima lo haga a nuestra costa. Querido Gregorio (Peces Barba), ¿sigues creyendo que tenemos que callar ante tanta sinvergonzonería regia?

Se publicarán ahora muchas cifras, se le intentará salvar el pellejo diciendo que lo ha pagado fulanito o zutanito, que era un viaje privado. ¿Qué más da? Quizá sea peor que lo haya pagado otro “fulano” diferente al que nos representa como Jefe del Estado, pues, ¿lo habrá hecho gratis? ¿A cambio de nada se gasta uno 37.000€ para que un abuelo mate un elefante?

Ese es el sueldo anual de un profesor que el gobierno Rajoy recortará el curso próximo. Es seis veces la Renta per Cápita de un habitante de Botsuana, es decir “nuestro” Rey se ha gastado el equivalente a la riqueza de seis botsuaneses.

Iba a poneros la foto del “mataelefantes” con su escopeta en ristre, pero me entrarían ganas de vomitar y acabo de desayunar. Además, aún me entrarían más ganas de que alguien acabara de forma poco civilizada con toda esta podredumbre que nos rodea.

Al final, amigo José Luis, creo que la única solución sería la que ayer comentábamos, medio en broma, a nuestra vuelta de Cataluña. No me extraña que, con semejante Jefe de Estado, una gran parte de catalanes quieran salir de este Cortijo. A lo mejor, si lo hacen, ya tengo un lugar donde ir. Mientras ello ocurre, como acabo de leer en la red, EXIJO QUE LOS BORBONES ENTREGUEN LAS ARMAS Y SE DISUELVAN.

Seguro que nunca leerá nuestro ínclito Monarca este blog, pero le aconsejo que escuche el programa de Radio 3 “Cuando los elefantes sueñan con la música” para que se le quiten las ganas de matarlos y le dedico la última frase de la canción de Morrissey “Meat is Murder”: Oh, y quién oye cuando los animales lloran?:

MÁS MADERA:

Se edita el disco “Música contra la represión“, disco en favor de los derechos de los animales.

Artículo en “La Página Definitiva”, sobre el “La Monarquía”.

Artículo en “Carne Cruda” sobre el “Rey de la Selva”.

Acerca de José A. Moreno

Un socio sin club
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “ESTIMADO” SEÑOR REY: se está ganando Ud una III República

  1. Pere dijo:

    Tota la raó del món mestre, la monarquia tambaleja i ha d’haver gent que diga les coses com són.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s