UNA CENA REGIA DE NOCHEBUENA: No les dejéis solos.

Es hora de Navidad. Ya ha llegado de nuevo la NAVIDAD PASTEL. Pero este año de crisis, ahora se llamará RECESIÓN, que es peor porque es ir para atrás, debemos ser solidarios con nuestros semejantes.

Los titulares de esta semana me han llenado de tristeza. La Casa Real ha excluido a la infanta Cristina y a su marido, el duque de Palma, de la Familia Real, o como dice “La Página Definitiva”, la Hermandad Campechana. Qué triste. Hace años ya se excluyó, bueno lo excluyó su esposa, la infanta Elena, a Jaime de Marichalar, exduque de Lugo, de la Familia Real. ¡Con lo que costó casar a las niñas! Y ahora, una soltera civilmente, aunque aún casada católicamente, mientras no pague a Rouco la anulación papal, y la otra malcasada y con un marido apestado.

¡Qué triste será la Nochebuena para el “Gey y la Geyna”!. Esto no se puede quedar así. Hagamos un remake de la película “Plácido” (1961) de nuestro adorado Berlanga. Allí, una campaña publicitaria de “Ollas Cocinex” patrocinaba una subasta para invitar a cenar a un pobre en casa de cada familia de ricos. Se llamaba la campaña: “Pon un pobre en tu mesa”. Ahora deberíamos abrir una campaña titulada: “Pon un miembro de la Casa Real en tu mesa”.

Los españoles pujaríamos, como en las “telemaratones”, para llevarnos un miembro de la Casa Real a la cena de Nochebuena. Lo haríamos por internet y el que pague más se lleva un miembro o miembra, como decía Bibiana Aído, la exministra.

Sólo el “Gey y la Geyna” van juntos en pareja. Así, además, aliviamos la dura carga que debe soportar la Casa Real esa noche para pagar las viandas. El dinero que así ahorra la Casa Real lo pueden ceder a Urdangarín que dará buena cuenta de él en alguna inversión productiva.

Yo estoy dudando entre pujar por Marichalar o por Fernando Gómez-Acebo, sobrino del rey, que también se ha quedado solo tras su divorcio de Mónica Martín Luque. A los dos les encuentro beneficios futuros. Si me quedo con Marichalar podrá aconsejarme para renovar mi austero vestuario y darle un toque moderno y “fashion”. Si me quedo con Fernando puedo negociar que me preste su tarjeta de la Casa Real para aparcar, como él el otro día en Madrid, en el carril bus, y poder bajar tranquilamente a hacer las compras navideñas. ¡Es que no sabéis cómo se pone el Centro en esos días! Y yo no tengo aparcamiento reservado como el Obispo de la Diócesis en la calle Colón. Foto.

Pero quizá sea difícil que acepten venir a nuestros humildes aposentos. Se me ocurre otro remake: “La familia” (1996) de Fernando León de Aranoa. En ella, un grupo de actores simula ser la familia de Santiago (inmenso Juan Luis Galiardo) para paliar su soledad el día de su cumpleaños.

En nuestro remake, los ganadores de la puja por internet nos convertiríamos en miembros de la Familia Real por una noche. La de Nochebuena. Iríamos, vestidos para la ocasión, a la Zarzuela y allí alegraríamos la noche al “Gey y la Geyna”, que se habrán quedado solos después del mensaje navideño. Pero tened cuidado. No llevéis regalos que no le gusten y fastidiéis la cena, como en la película. Os propongo algunos. Después podemos hacer como en el “Amigo Invisible” y sortearnos qué le llevamos cada uno: unos esquíes nuevos, una moto nueva, un yate nuevo, una escopeta nueva, unas gafas “Raiban” nuevas, un bastón con incrustaciones de lapislázuli nuevo.

Yo me reservo uno para mí, que por algo es mía la idea: una corona nueva, que ésta se está poniendo muy fea.

Anuncios

Acerca de José A. Moreno

Un socio sin club
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a UNA CENA REGIA DE NOCHEBUENA: No les dejéis solos.

  1. Francesc Verdú i Pérez dijo:

    Bona idea! Què et sembla si li regalem al “Gei” un bono (Tindrà res a veure amb Bono?) per passar una nit amb una “traductora” romanesa,… o brasileira,…o… Quan era més jove es veu que li agradava molt aprendre “idiomes”…
    No hi haurà cap valent que comence a demanar la “República”?
    Jo me’n vull anar també, Alfred!

  2. Ya os lo dije. Al final ha pasado. El “pobre” Rey con la “pobre” Reina, la hija divorciada, el Príncipe “a la espera” y la “principesa” divorciada y “recasada” en una cena de Nochebuena en la que seguro que se habló de… Bueno, menos mal que la “justicia es igual para todos”: “La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”, Constitución Española de 1978, artículo 56.3. http://politica.elpais.com/politica/2011/12/24/actualidad/1324727291_088780.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s