CITANDO AL “CRUDO” EN EL DÍA DE LA CONSTITUCIÓN

Antes de que pases por la trituradora, Crudo, estos días te escucho y recuerdo tus introducciones radiofónicas más que nunca. Y ahora te cito.

Hace hoy un año leí uno de tus mejores entradas con ocasión del Día de la Constitución. Hoy no he podido resistir la tentación de relacionarla con la del 17 de noviembre. Amigos, enemigos, seguidores, ocasionales lectores, aquí os las resumo y dejo los postcats, pues escuchados ganan en fuerza.

EL DÍA DE LA CONSTITUCIÓN:

El próximo lunes tenemos un día de fiesta muy raro. Creo que es la única celebración del año en el que se festeja un gran fracaso nacional: celebramos que firmamos una constitución que se cumple menos que el horario de los aviones.

Igual es eso la Constitución española: una compañía aérea. En la constitución, estamos más apretados que en vuelo charter, a la mitad de la gente no le caben las piernas y la otra mitad no tiene donde poner la maleta y, para salirte del asiento, tienes que pisar a los demás, mientras unos pocos viajan en business…

Además, no se cumple lo que se promete y lo que te dan es comida de avión, los azafatos y azafatas te tratan mal, el piloto parece salido de Aterriza como puedas, la mitad de artículos parece que están en huelga y lleva 32 años esperando a despegar…

Pero a pesar de los retrasos, los mangoneos, las huelgas y el maltrato, no te devuelven el dinero y no puedes reclamar porque la constitución, como las compañías aéreas, es intocable. Tan intocable que los que la tienen que aplicar no la tocan ni para leerla.

Claro que si la lees, te deprimes. Es que la trama engancha menos que una retransmisión de golf. Es que no avanza y tiene demasiados personajes: todo el rato hablando de los españoles, pero nunca te dice nada claro de ellos. No hay perfil psicológico de los personajes. Son muy planos. Sólo tienen derechos y obligaciones, pero parece que no tuvieran sentimientos, que no tuvieran vida propia, que no padeciesen y riesen…

No sé si la habéis leído, pero acaba mal. Hay como mucha ilusión, muchas esperanzas puestas en el futuro, mucho rollito platónico, pero al final, como que todo se queda en nada… No sé, no cuaja. Para que me entendáis: los protagonistas no se llevan a la chica a la cama…

Os pongo algunos ejemplos, se dice que somos un Estado aconfesional, que no habrá discriminación por razón de sexo, raza o religión, que todos tenemos derecho al trabajo, a una vivienda digna… Y luego miras a tu alrededor y dices: esta novela es inverosímil. No es creíble. A lo mejor es que no somos dignos de tener todas esas cosas. Así que terminas de leerla y te da el bajonazo. Te sientes un español indigno, una colilla, un deshecho social… Como la víctima de un timo…”

Postcast

GOLPE DE ESTADO TECNÓCRATA:

Todo el mundo quieto, silencio, al suelo. Que quede claro, la banca ha dado un Golpe de Estado. Goldman Sachs ya gobierna Europa. Por si quedaba alguna duda de quién nos estaba gobernando, la banca ha decidido dejar de mover en la sombra los hilos de las marionetas vestidas de político, quitarse la máscara de Visitantes para dejar al descubierto el rostro de reptil de tres de ellos a los que ha colocado en puestos de máxima responsabilidad política: Mario Draghi, director del Banco Central Europeo desde hace dos semanas, Lucas Papademos, nuevo primer ministro griego y Mario Monti, recién elegido presidente del Consejo que gobierna Italia tras la caída de Berlusconi.
Los tres son economistas formados en Estados Unidos, la escuela de neoliberalismo económico que ha provocado la crisis mundial con sus desmanes. Dos de ellos, Mario Draghi y Mario Monti, han sido miembros de Goldman Sachs, uno de los bancos de inversiones más poderosos del mundo y una de las culpables del crack financiero.
El primero, Monti, nuevo jefe italiano, fue nombrado consejero internacional de la firma en 2005 para asesorar sobre “los asuntos europeos y los grandes asuntos de las políticas públicas mundiales”. Vamos, para echarnos un ojo, o un mal de ojo, que no una mano.
El segundo, Draghi, nuevo jefe del Banco Europeo, fue vicepresidente para Europa de Goldman Sachs, un puesto desde el que dirigía la venta de productos financieros sin alertar de sus riesgos y operaciones de cambios de divisas que permitían disimular una parte de la deuda de los Estados de la Unión Europea. Asegura que él no tuvo nada que ver con la operación de maquillaje de cuentas de Grecia que Goldman Sachs llevó a cabo previo pago de 300 millones de dólares por parte de los griegos a la firma financiera. Pero tiene tan poca credibilidad como dinero hay en la cuenta corriente de un griego medio: o sea, cero.
En esa operación, por cierto, se sospecha que participó activamente el tercero en discordia, el nuevo primer ministro griego, Papademos, el único de los tres que no ha formado parte de Goldman Sachs. Oficialmente, claro.
Ahora ya es oficial: la banca ha dado un golpe de Estado, un golpe al Estado del Bienestar para que el bienestar sea sólo para ellos, en una operación perfectamente organizada. Primero, llevamos la economía al colapso, después le sacamos el dinero a los Estados, los hundimos, echamos a sus políticos y tomamos el gobierno. Por si a alguien aún le queda alguna duda lo ha dicho claramente Mario Monti, presidente italiano: “Después de mi ronda de consultas llegué a la conclusión de que la ausencia de políticos facilitará la acción de mi gobierno”.
Ahora ya sólo le falta citar a Tejero y decir “silencio, al suelo, todo el mundo quieto”. Por eso ahora más que nunca hay que levantarse, romper el silencio y moverse.

Postcast

Anuncios

Acerca de José A. Moreno

Un socio sin club
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s