LA MUERTE DE “JUAN MARI” BANDRÉS Y LA PAZ EN EUSKADI

A veces me siento tentado en darle la razón a una gran amiga que cree que algún hilo invisible une la realidad con los sueños, la consciencia y la inconsciencia, la realidad y la ficción. Ella no es creyente, como yo, pero en ocasiones sospecha que algo va a suceder y sucede, sueña algo y se cumple. Yo siempre le contradigo que es todo fruto de la casualidad y que hay una razón lógica, aunque desconocida, que explicaría el asunto.

Pero reconozco que, a veces, hay cosas que me hacen dudar. Ayer murió Juan María Bandrés, Juan Mari, justo una semana después del anuncio de la banda terrorista ETA del abandono de las armas. Desde 1994 había sufrido varios derrames cerebrales, que le habían provocado abandonar su vida política y profesional, y le mantenían en un nivel ínfimo de consciencia. Por ello, lo primero que he pensado ha sido: “¿sería capaz de conocer hace una semana que sus muchos años de esfuerzos por la paz comienzan a tener fruto?” Quizá sí. Quizá los médicos digan que no, que ya no era capaz de conocer el mundo que le rodeaba, pero, a lo mejor, como dice mi amiga, un hilo invisible lo unía a la realidad. Y, ahora, casi cumplido su sueño de concordia en Euskadi y en España, ha decidido dejarnos en paz. Y comprobar si ese Dios cristiano en el que creía profundamente, desde unas convicciones éticas de paz y solidaridad, existe realmente.

¿Quién era Juan Mari Bandrés? Quizá los de mi edad lo recordéis saliendo en los telediarios de los ochenta cada vez que la banda ETA secuestraba a algún militar, empresario o político y se le buscaba como negociador desinteresado para acabar con el secuestro. Quizá otros lo hayáis olvidado o, los más jóvenes, no hayáis oído hablar de él. Para que no metáis la pata (hasta el corvejón decía mi abuela) como cierto comentarista en el foro de un periódico digital que decía, textual, “pues yo qué quieren que les diga, para mí es un don nadie, en su casa lo conocerían y le hablarían de tu porque en la mía ni se sabe quien era”, recuerdo aquí al personaje, que nos debe, además, hacer valorar y “pensar” (ese verbo tan poco usado ya) sobre el momento que estamos viviendo.

Aquí van algunas notas biográficas:

• Desde 1964, defendió a más de quince procesados, muchos de ellos jóvenes militantes de Euskadi Ta Askatasuna (ETA) acusados de propaganda ilegal y actos todavía no violentos.

• Como abogado se encargó también de la defensa de Jokin Gorostidi y Itziar Aizpurua en el proceso de Burgos de 1970, así como de la de Garmendia en 1975, en el que sería el último de los procesos de Franco.

• Su actividad como analista político comenzó como redactor de la revista, de inspiración cristiana, Cuadernos para el Diálogo desde 1963.

• A la llegada de la democracia, es elegido senador por Guipúzcoa en las listas de Euskadiko Ezkerra el 15 de junio de 1977. En 1978 participa en el primer Consejo General del País Vasco como consejero de transportes y comunicaciones.

• Sus convicciones ecologistas se reflejaron en su actividad política, durante el debate parlamentario de 1979 fue el único diputado que votó en contra de la utilización de la energía nuclear.

• Durante la transición política española a la democracia, su fama de honestidad y su comportamiento ético le hicieron participar como interlocutor o intermediario en muchas de las conversaciones que intentaron acabar con la actividad violenta de ETA por medio del diálogo político.

• En 1981, participó juntamente con Mario Onaindia en las conversaciones que dieron lugar a un plan de reinserción social para presos de ETA sin deltos de sangre, el cual permitió la posterior disolución de ETA–pm, la reinserción social de sus activistas y la su integración política en Euskadiko Ezkerra.

• En 1994, tras un primer derrame cerebral, dejó de ejercer como abogado, para pasar a dedicarse completamente a la defensa de los derechos humanos, siendo nombrado presidente de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en 1995.

Todo ello le permitió obtener reconocimientos provenientes de diversos ámbitos sociales e ideológicos:

• En 1984 recibió el premio Memorial Juan XXIII, otorgado por la organización Pax Christi Internacional, por su trabajo en favor de la pacificación del País Vasco por medio del diálogo y la negociación. (Curiosamente, este galardón ha sido olvidado por el periódico ultracatólico “La Gaceta” en su edición digital; quizá es que fuera un católico incómodo).

• En 1998, recibió el Premio Olof Palme (un socialista sueco) por su lucha en defensa de los derechos humanos.

• També en 1998 le fue concedida la Gran Cruz de la Orden Civil de la Solidaridad Social por ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de España (durante el mandato de José María Aznar, que ese mismo año inició contactos, que ahora niega, con ETA).

• En 2009 le fue concedida la distinción Lan Onari, otorgada por el  gobierno Vasco.

Como dice Raimundo Castro en el blog “Cuarto poder” (os aconsejo su lectura): “Ha muerto una buena persona, humilde, pacífica, un auténtico representante de la dignidad humana. Si su Dios cristiano existe, andará en el cielo de comisionado para el infierno, ayudando a los caídos”.

Y no verá como acaba todo esto. Porque ahora empieza una nueva etapa. Es como la vida. Solucionas un problema y te surgen veinte.

El discurso de parte de los dirigentes del Partido Popular ha cambiado. Incluso el alcalde de Vitoria cree que es posible que un grupo político, creado desde la izquierda abertzale, patrocine la independencia del País Vasco. ¿Y si un día son mayoría absoluta en él? La caverna mediática, el TDTparty (Rioja Party le llamé yo, por su afición al tintorro), la ultraderecha que hemos dicho siempre, a través de uno de sus portavoces (Jiménez Losantos) ya dijo el lunes que este cambio de Rajoy era la mayor traición desde las abdicaciones de Bayona por Carlos IV. Y ahora, ¿a quién votará la caverna mediática? Siempre tendrán la opción de votar a UPyD y su lideresa Rosa Díez, que no piensa moverse ni un centímetro en su defensa de la Unidad de España y de las víctimas del terrorismo. Bueno, de una parte de ellas, pues, que yo sepa nunca ha defendido a los familiares de Lasa y Zabala, asesinados por el GAL, o a Segundo Marey, secuestrado por el mismo grupo. Algunos dirán que eran terroristas, se lo tenían merecido, y no mataban inocentes, pero hay que refrescar la memoria. El propio Segundo Marey nada tenía que ver con ETA sino que fue confundido con Mikel Lujúa. En la nómina de 60 muertos por el GAL en cuatro años hay otros casos de asesinados que nada tenían que ver con ETA. Incluso algunos simplemente lo fueron por ser miembros de comités antinucleares como Xavier Lorenzo y Endica Lorenzo. Y nadie ha pedido perdón todavía.

Ahora le tocará a Rajoy gestionar los problemas que el cese de la violencia provocarán: la entrega de las armas, los presos, la modificación de la ley antiterrorista, incluso la desaparición de la Audiencia Nacional (un contrasentido jurídico), el papel de las víctimas. Y que nadie crea que el camino se recorrerá en unos días. Si sirve como ejemplo, desde el inicio del proceso de paz en Irlanda (1998) hasta que se consideró desmantelada la banda (2008) transcurrieron diez años. E, incluso, no olvidemos el surgimiento de grupúsculos que no han aceptado la paz y han seguido actuando por su cuenta: IRA Auténtico o IRA de la Continuidad.

Y tendrá que bregar con los grupos que le han aupado al poder en estos años. La Asociación de Víctimas de Terrorismo y el TDTparty no paran de apelar a mantener la memoria de los asesinados. Pero, ¿hasta cuándo? ¿No habíamos quedado en que no había que remover el pasado, como hacía ZP con su abuelo? ¿No habíamos quedado en que había que dejar los muertos en paz y mirar hacia el futuro? Pues hay que estar ahora a las “duras” y no siempre a las “maduras”. O quizá es que no son lo mismo los “dátiles” que los “tomátiles”, o “predicar que dar trigo”, como decía mi abuela.

Pero en eso consiste la política. En gestionar problemas para cubrir las expectativas de la mayor parte de la población. No es sólo el sueldo vitalicio, el coche oficial vitalicio, la pensión vitalicia y otros tantos vitalicios.

 

Anuncios

Acerca de José A. Moreno

Un socio sin club
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a LA MUERTE DE “JUAN MARI” BANDRÉS Y LA PAZ EN EUSKADI

  1. Francesc Verdú i Pérez dijo:

    Hola Jose:
    Certament als qui tenim certa edat i no patim (almenys greument) d’Alzheimer, sabem qui era J.M. Bandrés, i molts també admiràvem la seua faena. Estic amb tu, ha esperat a què ETA deixara les armes per anar-se’n.
    Per cert, posats a demanar perdó, que el demanen tots, els d’Inxaurrondo també, els torturadors també, víctimes n’hi ha als dos costats. A veure si tenen una miqueta de vergonya i cadascú accepta la seua part de culpa.
    Salut!

    • Tens tota la raó. Per exemple podrien començar per retornar medalles i reconeixements com el de Melitón Manzanas, assassinat per ETA, però intens torturador en Intxaurrondo durant dècades. Ara no sabria dir-te per quin de les dues facetes ho va condecorar Aznar amb la Real Ordre de Reconeixement Civil a les Víctimes del Terrorisme

  2. Elena dijo:

    Gràcies per una informació tan detallada per a aquells que no sabiem massa coses d’ell.
    Segur que em deixes afegir un record especial per a Ernest Lluch, a qui m’agradava escoltar a La ventana quan vaig començar la carrera parlant de la necessitat del diàleg. Per ell conec a Bandrés i altres coses.
    Una abraçada

    • Doncs, ja ens uneix una altra cosa. L’admiració per l’Ernest Lluc. El dia de la notícia de l’abandonament de les armes per ETA vaig dedicar la meua classe a ell. Una foto seua presidia el la meua projecció a segon de batxillerat i vaig explicar els alumnes que cada un tenia un record aquell dia. El meu era per a Ernest Lluc al qual havia conegut personalment a Alacant, fins i tot vam compartir taula en el dinar, en un Congrés de Joves historiadors (jo també he segut jove, encara que ja no el recorde quasi) a l’any 1992.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s