EL YIN Y EL YANG EN ESPAÑA

DUALISMO: “Se llama dualismo a la doctrina que afirma la existencia de dos principios supremos, increados, contornos, independientes, irreductibles y antagónicos, uno del bien y otro del mal, por cuya acción se explica el origen y evolución del mundo; y también, en un sentido más amplio, a las doctrinas que afirman dos órdenes de ser esencialmente distintos, con más o menos radicalismo… En la filosofía china se utilizan los términos yin y yang para indicar la dualidad de todo lo existente en el universo yendo más allá de dos principios supremos e irreductibles y pudiendo ser aplicados a cualquier objeto o situación”. Wikipedia dixit, por tanto nada más que decir.

Con la resaca del “clásico”, aunque no he bebido ni una gota de él (aún no sé a estas tempranas horas de la mañana como ha quedado), me he puesto a pensar en lo aficionados que somos en España a enfrentarnos en polémicas dualistas. No hay término medio: o estás conmigo o estás contra mí.

Encontraríamos infinidad de ejemplos. En el mundo del toreo es donde han llegado durante décadas estos enfrentamientos bipolares a extremos incluso esperpénticos. Sólo citando los casos más conocidos para los no entendidos, los taurinos recuerdan los duelos entre Machaquito y Lagartijo, Joselito y Belmonte, Ordoñez y Dominguín. Pero como no somos en España dados a utilizar sólo la dialéctica, muchas de estas polémicas acababan en altercado en bares y barberías, esos centros de reunión hoy periclitados. Incluso los protagonistas se imbuían del ardor de la pugna. Es conocido el caso ocurrido en 1949 en Lima, en el propio ruedo. Raúl Ochoa “Rovira” y Luis Miguel Dominguín se enzarzaron en una polémica taurina y el primero no pudo reprimirse y le pegó a Dominguín la  bofetada que le hubiera querido pegar media España. Ya en España, el primero de Mayo de 1965 en Aranjuez, Paco Camino y el Cordobés, tienen que ser separados por las cuadrillas después de un intercambio de golpes.

No hay conversación de amigos, debate televisivo, encuentro de personas varias que no acabe dirimiéndose entre el yin y el yang. Cuando estás acabando tu educación obligatoria ya te fuerzan a decantarte entre “ciencias o letras”. Y para siempre serás de ciencias o de letras. “Repasa tú la cuenta, que yo soy de letras”, dirás al final de cada comida. Y en la Sala de Profesores tus compañeros de “ciencias” te miran mal cuando te ven escribir artículos como éste. Y en las evaluaciones siempre dividimos a los alumnos y alumnas: “es de ciencias o es de letras”.

Y en las fiestas no digamos: algunas se basan en el puro enfrentamiento bipolar. Los “moros y cristianos”. ¿Cómo va a ser igual ser del bando moro que del cristiano? Si nuestra música es mucho mejor y nuestros trajes y nuestra forma de desfilar y nuestra forma de emborracharnos. En Lorca descubrí una Semana Santa la dualidad entre blancos y morados que impregnaba toda la sagrada fiesta. El pueblo se dividía en dos colores. Había más tendencias (rojo, azul, negro), pero eran los raros. Lo auténtico era ser blanco o morado.

Las polémicas dualistas han llegado en España incluso a mundos tan alejados del enfrentamiento visceral como el de las letras. Recordemos el viejo dilema entre Góngora y Quevedo que produjo en la literatura española del Siglo de Oro obras de arte de nuestra poesía. Actualmente, entre García Márquez y Vargas Llosa, aunque en este caso parece que había no sólo polémica literaria o política, sino faldas de por medio.

Quizá tanta teoría sobre el origen de la Guerra Civil española, tanto sesudo análisis, haya olvidado que, en realidad, todo pudo partir de que nos gusta enfrentarnos en dualistas enfrentamientos, que solemos acabar dirimiendo a golpes. Quizá ello explique, llevo tiempo dándole vueltas a esta teoría, radicales cambios de opinión en la vida intelectual, política y social española. No es posible el término medio. Por ello, si ahora mis correligionarios están desprestigiados o no existen, lo mejor es pasarme al bando contrario. Pío Moa fue comunista maoísta, violento luchador antifranquista. Su evolución lógica le hubiera llevado al socialismo democrático. No, eso nunca. Al bando contrario: feroz defensor del franquismo y luchador antisocialista. Los catedráticos Ramón Tamames o Salvador Forner, defensores hoy del liberalismo económico más ultracapitalista, se fotografiaban hace unas décadas puño en alto en plazas de toros durante las campañas electorales. Del comunismo al liberalismo. El término medio no existe. Y si no que se lo digan a Luis Lucia Lucia.

Es un caso que ilustra los peligros de no decantarse: o eres de ciencias o eres de letras, o eres del Madrid o eres del Barça, o eres moro o cristiano, o eres “rojo” o eres “azul”: “¡la guerra la empezaron los tuyos!”, “No, los tuyos”. Y si no te caen hostias por los dos lados.

Luís Lucia Lucia, valenciano de les Coves de Vinromá, fue un abogado, periodista y político democristiano español, que durante la Segunda República fundó Derecha Regional Valenciana, y llegó a ser ministro en los gobiernos de Lerroux. Ante la rebelión militar de julio de 1936,  se manifestó a favor del Frente Popular, como gobierno legítimo. Así el 18 de julio de 1936 Luis Lucia envió un telegrama al Ministro de Gobernación que decía:

“…como ex ministro de la República, como jefe de la Derecha Regional Valenciana, como diputado y como español, levanto en esta hora grave mi corazón por encima de todas las diferencias políticas para ponerme al lado de la autoridad que es, frente a la violencia y la rebeldía, la encarnación de la República y la Patria”.

¡Qué ejemplo de lealtad! Pero, a  pesar de esta prueba de lealtad, estaba estigmatizado como contrario. Fue detenido y encarcelado, primero en Valencia y después en Barcelona. Ante la próxima caída de la ciudad en manos franquistas el 26 de enero de 1939, fue liberado por un diplomático disfrazado de guardia de Asalto. Lucia dejó la ciudad y se escondió a la espera de la llegada de las tropas franquistas.

Pero estaba marcado también para los franquistas por su apoyo al gobierno del Frente Popular en los primeros días de la guerra. Lucia permaneció en libertad sólo tres semanas, hasta su detención el 14 de febrero. Juzgado sumarísimamente, fue condenado a muerte trece días después por no apoyar la sublevación militar. La pena capital fue, sin embargo, conmutada, tras la mediación de varias autoridades religiosas, por una pena de cárcel que, en el verano de 1941 se sustituyó por una pena de confinamiento, que debía cumplir en Mallorca. A comienzos de 1943 murió. ¡Hostias por los dos lados!, ya lo decía.

Pero no acabaron sus desgracias con la muerte. Autor del libro titulado El Salterio de mis horas, auténtico cántico espiritual escrito durante la persecución del gobierno republicano durante la Guerra Civil Española, tras haber estado en el olvido, fue publicado en Valencia en 1956.Posteriomente fue plagiado por el padre Marcial Maciel (todo un personaje: pederasta, extorsionador, adicto al demerol), fundador de los Legionarios de Cristo, en su libro “El salterio de mis días”.

Menos mal que nuestra Generalitat tuvo el detalle de concederle a Luis Lucia la “Alta Distinció de las Corts Valencianes” en 2002. Lo merecía, quizá como nadie como ejemplo de que es posible, a veces, no estar contigo ni contra ti.

Por ello, ayer me costó abstraerme de ese absurdo combate que enfrenta una semana sí y otra también a Barça y Madrid en el partido del siglo. Deseaba tener una velada tranquila ante un café con mi mujer, después de una semana difícil emocionalmente. ¡Estaba yo como para que me preguntaran quién quería que ganara! ¡Que gane el Atleti (de Madrid)!, que para eso es el “pupas”, el que siempre pierde cuando todo está a su favor, el que la caga siempre cuando menos se espera. O sea, como yo.

Anuncios

Acerca de José A. Moreno

Un socio sin club
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a EL YIN Y EL YANG EN ESPAÑA

  1. elnacionalazul dijo:

    Enhorabuena exprofesor,
    cada día te superas.
    Cada vez que enciendo el ordenador tengo ganas de leer algo nuevo.
    P.D. – Ah, por cierto !!!!!!!! Yo soy de letras, jajaja

    • Aunque no te reconozca por tus palabras te identifico como exalumno y yo, por ello, no sólo agradezco tus palabras sino que tu interés hace que cada día me satisfaga más mi trabajo. Este blog se creó también con la idea de mantener un contacto, aunque no tan gratificante por la cercanía de la clase, en la distancia y el paso del tiempo.

  2. Juan Antonio dijo:

    Aunque lúcido, me gustaría pensar que algunos todavía formamos parte de ese grupo de personas que procuramos distinguir la casi infinita escala de grises. Y ay! del día en que ya nos abandonemos a la comodidad de la dualidad.

  3. Pingback: EL GRUPO PARLAMENTARIO LIBERAL EUROPEO: El camarote de los hermanos Marx. | Un club sin socios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s