OTRA VUELTA DE TUERCA CONTRA EL ESTADO DEL BIENESTAR

Desde luego no puede decirse que esto de la economía funcione bajo la vieja sentencia “el que la hace la paga”. Más bien al contrario. Son, somos, los inocentes que nada ganaron, ganamos, con la bonanza económica iniciada en 1995 y cortada de raíz a partir de 2007 quines pagarán, pagaremos, dicha crisis. Nosotros no somos culpables de la especulación del mercado financiero, no somos culpables de haber inflado artificialmente la economía. Pero pagaremos la crisis. Pagaremos para que ellos puedan mantener su nivel de vida, un nivel que es más bien un nivelazo. Nosotros pasaremos del Estado del Bienestar al estado de malestar. De hecho a mí ya me está entrando un malestar, que se está transformando, como decía mi abuela, en “mal cuerpo”.

En realidad, nada nuevo bajo el sol. Este sistema está montado así. Es lo que hay. Ahora bien, el envoltorio del sistema es bien elegante: libertad de pensamiento, votaciones cada cierto tiempo, una prensa “plural” y consumo, mucho consumo.

Como decía hace unos días “El Crudo”, estamos tan acostumbrados a que determinadas cosas sean cómo nos las presentan que no nos paramos a pensar la absurda injusticia en la que se basan.

En el año 2006, en plena cresta de la ola económica, los beneficios bancarios en España se cifraban en 13.240 millones de euros, lo cual suponía un aumento del 52,4% respecto al año anterior. Vamos, en cifras redondas cómo si a usted le hubieran aumentado el sueldo ese año un 50%. Pero, cómo se dice en mi pueblo la cosa no se queda así, se hincha: en 2009 (año de gravísima crisis económica) la Banca obtuvo unos beneficios de ¡¡15.694 millones de euros!! Es decir, un crecimiento del 18,5% respecto a los beneficios de 2006. O sea, como si a usted le hubieran aumentado el sueldo casi un 20% en tres años. Pero, ¿cómo dice?, ¿qué no se lo han aumentado?, ¿qué no sólo eso, sino que lo han tirado a la calle?, ¿qué es usted funcionario y se lo han bajado en un 5%? Pues es lo que hay. Si le parece bien, ánimo. Y si no, ¿qué remedio le queda? Ninguno. El sistema está montado así. Cuando las cosas van bien gana la Banca, cuando van mal también: como en el Casino.

Pero no le echemos toda la culpa a la Banca. Cuando las cosas van bien, los empresarios se forran, cuando van mal despiden a sus empleados, cierran la fábrica, piden auxilio al Estado, pero siguen viviendo en la abundancia. Bueno, quizá ya no puedan disponer de avión privado o helicóptero, pero no dejan de viajar a Nueva York en Fin de Año para comprar en las tiendas de la Quinta Avenida y almorzar en el restaurante del Rockefeller Center. No es fruto este ejemplo de mi imaginación. Es un caso que real, que conozco de cerca. Y, como decía antes, no se queda así: se hincha. Ahora está cobrando el paro ya que la empresa donde trabajaba desde la crisis (necesitaba mantener sus ingresos) le ha despedido. Pero mantiene todas sus empresas. Por cierto, cada año la Declaración de la Renta le salía negativa. ¿Qué cómo lo hacía? ¿Y yo que sé? Misterios de la economía capitalista, el libre juego de la oferta y la demanda, la libre empresa o la “mano negra” de Adam Smith.

Nos encontramos indefensos. No lo duden ustedes. Como en otros ámbitos de la vida, cuando a alguna cosa se le desea otorgar la categoría de trascendente y poder contestar al profano “es que no tan fácil cómo se ve desde fuera”, nada mejor que dotar al asunto de un lenguaje críptico.

Así, las últimas medidas del gobierno se toman para paliar los efectos de la “prima de riesgo”. Antes existió la crisis de las “subprime”, que yo pensaba se refería a la disolución del grupo de soul de la Motown, cosa que creía había ocurrido en 1977.

Otro vicio del poder para explicarnos sus medidas, y no asustarnos con palabras malsonantes, es la utilización de giros lingüísticos. El nuevo ministro de Trabajo (¿cuándo le cambiarán el nombre al ministerio por el de Ministerio de Gestión del Paro? o simplemente que lo supriman como el de la Vivienda) ha anunciado entre las medidas del gobierno ¡¡¡¡¡socialista!!!!! la “redefinición del subsidio de desempleo que se percibe cuando se agota el resto de prestaciones, para ligarlo a las políticas activas”. ¿Me lo podría explicar, señor Ministro? Aunque mejor no, ya me hago una idea: cuando se te acabe el paro, para el que cotizaste durante años, ya te puedes dar por jodido.

Por que esa es otra, ya lo decía mi abuela (recordad de otros artículos, la mejor filósofa analfabeta que he conocido): “mi padre tenía una potra, esa es otra”, lo cual nunca supe qué significaba, aunque tampoco supe descifrar el sentido de la fenomenología del espíritu de Hegel y aquí estoy tan feliz. Esa otra es que consideramos como normal lo que tiene pinta de no ser muy normal. Los bancos y las empresas ganan dinero a espuertas durante las “vacas gordas”, no se preparan para cuando llegue la crisis, no crean un sistema de control del gasto, no aportan a la Hacienda Pública (que somos todos, ya lo decía el anuncio) más que aquello que el Gobierno considera que no pone en peligro el crecimiento.

Vemos normal que los clubs de fútbol tengan una deuda con Hacienda que se acerca ya a los 1.000 millones de euros, es decir se podría mantener la ayuda de 426 euros mensuales para ¡¡200.000!! personas durante un año. Y no pasa nada, pero como seas un autónomo y te retrases en los pagos no dudes que Hacienda te requerirá hasta el último céntimo. No tendrás posibilidades de renegociar tu deuda o de pedir un préstamo a Cajamadrid, como el Real Madrid, aunque tú sólo pidas 6.000 eurillos para salir del paso y no los 76 millonazos concedidos al club de don Florentino.

Por todo ello, ahora vemos como normales las medidas anunciadas por ZP, tras la reunión con los 35 más importantes empresarios del país. Como los mandamientos de la ley de Dios, aunque las medidas son nueve (ya vemos cómo también los recortes llegan a la ley divina), se resumen en dos: mayores ventajas por parte del Estado (o debería decir Gobierno, aunque lo paguemos todos) a las empresas como la “amortización del impuesto de sociedades”, la “ampliación del número de empresas que se puede acoger al tipo reducido del impuesto de sociedades”  (críptico lenguaje para decir que pagarán menos impuestos), empresas “express” en 24 horas y nueva regulación (o sea que ya no habrá regulación y podrán hacer lo que les plazca con sus empleados) de las ETT’s y las ya clásicas privatizaciones (pensaba que ya no quedaba nada por privatizar), en este caso de la Lotería y de AENA. Cómo decía esta tarde SLQH Zapatero está a punto de privatizar la Moncloa y convertirla en una Casa Rural. No está mal la idea. Yo propongo otras privatizaciones inmobiliarias. El Congreso de los Diputados, dedicándolo a casa de lenocinio (es decir de putas, y putos), que es a lo que más se parece ahora; la Plaza Mayor de Madrid, como plaza de toros, volviendo a su antiguo cometido y dejando contenta a Esperanza Aguirre y su defensa de la Fiesta (de la España) Nacional.

El segundo mandamiento en el que se resume la ley económica del díos capitalismo es que la crisis la paguen los otros. “Los Otros”, como en la película de Amenábar, esos que en realidad no saben, no sabemos, que en realidad están, estamos, muertos. Es decir, trabajadores con empleos cada vez más precarios, parados con subsidios más recortados, funcionarios con peores condiciones sociales (supresión de MUFACE).

Y es que debemos volver a las evidencias. Ahora se anuncia el final del Estado del Bienestar. Pero nadie dice ni cómo se llegó a él (lucha obrera y temor capitalista hacia la expansión del comunismo) ni que éste se nutre de las aportaciones que los trabajadores hacemos durante toda nuestra vida. No es demagogia, es un hecho. ¿Qué aporta al Erario un presidente del gobierno para que le quede una pensión vitalicia? Los trabajadores, al menos, nos pagamos nuestra jubilación. Parece que el Gobierno se olvida de ello. La pensión, el subsidio de paro, no es una concesión graciosa del Gobierno porque es buena gente. Se la paga cada trabajador por adelantado, aún a riesgo de no recuperarla nunca: puede morir antes o no quedarse en paro nunca.

Y estas medidas las propone un gobierno de izquierdas. Alto, ¿qué es eso de izquierda o derecha en siglo XXI en las sociedades occidentales avanzadas? Pues un juego. Como el fútbol: unos son del Barça, otros del Madrid, algunos, los menos, de equipos marginales como el Atlético de Madrid o el Sevilla (igual que hay gente de Izquierda Unida y hasta de UPyD), y otros de equipos locales como el Hércules o el Albacete (igual que hay grupos nacionalistas y regionalistas). Siempre gana uno de los dos grandes, aunque los demás tienen que existir para que exista Liga.

Así que, Juan Antonio, ya sabes porqué Felipe González es de derechas como has descubierto hace poco leyendo su último libro. Yo ya hace tiempo que propuse en alguna reunión de amigos, aunque se me criticó por ello ya que no era políticamente correcto en una cena de “progres” decir esas cosas, que el PSOE debía cambiar sus siglas: socialista no es (en su acepción de marxista) desde 1979, obrero tampoco desde la llegada de Boyer al Ministerio de Economía, español ya no es según dice Rosa Díez y su UPyD, y de partido le queda poco y si no veréis las puñaladas internas cuando pierdan las elecciones.

Como sé que Toni lee mis escritos no quiero que se quede, nuevamente, esperando soluciones como en mi escrito sobre el Sáhara. No soy economista, pero propongo sólo una teórica y otra práctica, respecto a lo anteriormente descrito. Teórica: que las crisis las paguen quienes las producen. Que el sistema económico arbitre un sistema para que durante los momentos de euforia se limite el beneficio y se guarde para cuando no halla, como decía mi abuela. Práctica: que todos paguen lo que deben y si no pueden que se les embargue como a los demás. Y si no hay fútbol, pues vemos documentales de la 2 todos los días, que también hay mucha violencia en el mundo animal.

Por cierto, para ir acabando, nos venden esta crisis como la más grave del mundo capitalista superando a la de los años 30 del siglo XX. Otra mentira para adornar las medidas que nos quieren vender como salvadoras del sistema. Sólo unas cifras y en enlace gráfico: FOTOS DE LA CRISIS.

En la crisis de los años 30 (la Gran Depresión) el paro en Estados Unidos llegó al 25%, en Europa al 33%, el comercio se redujo entre un 50% y un 66%, y el PIB bajó en Alemania 16 puntos, en Francia 14 y en Estados Unidos 11. En la crisis actual no se han registrado descensos del PIB superiores al 4%.

Entonces ¿por qué nos hablan de la gravedad de la crisis? ¿Es que los economistas desconocen estas cifras que están en la Wikipedia? No. Lo que se desea es justificar la adopción de unas medidas que acaben con lo que ellos denominan Estado del Bienestar. De nuestro bienestar. Del suyo (políticos y burguesía capitalista) ya se encargan ellos de mantenerlo a nuestra costa.

Pero no os agobiéis, en seguida vendrá la Navidad: tiempo de paz, de regalos, muchos regalos, de comidas, muchas, muchas comidas, de hipocresía, muchísima hipocresía. No os olvidéis de consumir, hay que mantener el sistema. Estad atentos a la pantalla, sobre esto tendréis una buena dosis en una próxima entrega.

P.D. Mientras escribo estas líneas, leo que wikileaks prepara ahora la filtración de documentos referentes al mundo empresarial. Vamos a quedarnos de piedra. Me temo lo peor.

Anuncios

Acerca de José A. Moreno

Un socio sin club
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a OTRA VUELTA DE TUERCA CONTRA EL ESTADO DEL BIENESTAR

  1. Juan Antonio dijo:

    Por alusiones: normalmente la clarividencia sólo le sirve a uno mismo para confirmar lo que suponía, aunque tiene sus inconvenientes: si no la manifiestas, puedes parecer ignorante o, aún peor, pasota; si la manifiestas, arrogante; y si la recuerdas a los demás, engreído. ¡Qué país!

  2. jordi dijo:

    Excel·lent!
    L’únic que no m’agrada és que has revelat el final de “Los Otros”.
    XD
    😉
    Salut!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s