YO TAMBIÉN LLORÉ COMO MORATINOS: Carta abierta a Pérez Reverte.

He dejado pasar unos días para poder escribirle, señor Reverte. He dejado pasar mi ataque de ira, es lo que se me enseñó en el curso de habilidades sociales. Pero ahora estoy preparado.

Siento comunicarle que  me encuentro entre esos “perfectos mierdas” y no supe dejar mi cargo con “cojones”. Yo también lloré, también se me escapó una lágrima. Bueno, quizá fueron más de una el día que dejé mi cargo de director de Instituto. Lo siento. Siento no estar a la altura de tu altanera mirada cuando te veo en las fotos del google. Esa mirada que nos dice: “estoy encantado de conocerme”. “ Yo sí que se escribir y vendo como rosquillas mis libros”.

En realidad, ahora que lo pienso, no lo siento. Yo no sé escribir como usted. No vendo tantos libros como usted. Quizá mi tesis doctoral sea un rollazo intragable. Quizá este blog no lo lean más de cuatro amigos (quizá sólo dos). Pero lo sigo haciendo para poder seguir vivo cada día, que como hoy, tengo la moral baja. Cuando no me siento querido o valorado. Y me desahogo, como lo hago cuando escucho alguna canción de los 80 y me emociono. O se me escapa alguna lágrima con “There Is a Light That Never Goes Out” de The Smiths, cuando la escucho en el coche mientras voy cada día a mi trabajo.

No me educaron en la masculinidad de un bar de carretera. No me gustaron nunca las tabernas. No me gustó nunca pelearme en el colegio. No competía para ver quién meaba o escupía más lejos. Me eduqué, y lo sigo haciendo en parte, rodeado de mujeres. Ellas me enseñaron que mostrar mis sentimientos a lo mejor no es de hombres, pero es de ser persona.

Así que lo siento. Pero una cosa le digo. No se meta donde no le llaman. O mejor. Cuando hable de un tema en sus voraces artículos, intente hacerlo de algo que entienda. No lo haga de la escuela. En eso le doy mil vueltas. Todos los días me dedico a ello y sé mejor que usted como es la escuela en este país. Todavía recuerdo aquel artículo suyo que se hizo tan famoso en la red y que me enviaron varios amigos pensando que había usted descubierto la piedra filosofal de la educación. Pues bien, no tenía ni idea de lo que estaba hablando y ahora bien lo entiendo. Cualquiera de mis alumnos de Tercero de la ESO tiene más educación que usted. Escribirá peor que usted, no se sabrá los ríos de España y sus afluentes por la derecha y la izquierda. Pero ¿para qué te ha servido a usted? La inteligencia es sólo un aspecto del alma. Se puede ser inteligente, saber escribir muy bien, vender mucho y ser un estúpido. A las pruebas me remito.

Se muestra muy ufano porque tiene usted una cohorte de lacayos y de amigotes que le ríen las gracias (“el Chiquito de la Calzada de la Academía” te llamaban tus críticos), pero si se trata de gente como César Vidal, prefiero a mis amigos, que escriben peor que usted, venden menos libros que César Vidal (pero los escriben ellos y no sus “negros”) y no se dedican a insultar al prójimo porque no está de acuerdo con su política exterior. Yo tampoco estoy de acuerdo con la política exterior de Moratinos, aunque en un sentido bien diferente al suyo. No estoy de acuerdo con seguirle vendiendo armas al genocida gobierno de Israel, no estoy de acuerdo en ceder ante el chantaje americano contra Cuba (ni tampoco con el régimen de Castro), con cerrar los ojos ante las atrocidades del gobierno chino…, pero no le insulto como usted.

Creo que está usted adquiriendo una identidad que ya vimos en el personaje del Quijote. De tanto leerse a sí mismo, está tomando la personalidad de esos espadachines de taberna, machistas, pendencieros y que sacan la espada a la mínima ocasión. Pero me asalta una duda. ¿No estaremos ante otro caso semejante al del homófobo y duro Coronel Frank Fitts, en “American Beauty”?

Por mi parte puede seguir siendo tan macho, valiente, duro y “buen escritor”, tanto como para haber alcanzado un sillón en la Academia de la Lengua Española, ya que mi opinión sobre ella es la misma que sobre el Lincoln Center tenían a finales de los 60 los Mutherfuckers: “intercambio cultural de basura por basura”. Y lo mejor que se podía hacer con él era cerrarlo y convertirlo en un comedor para los “sin techo”.

Ahora leo que ha matizado sus palabras, no será que se ha “cagao” como en la caricatura que tan mal le sentó de mis paisanos de Muchachada Nui (es lo que tiene ser famoso: hay que estar a la duras y a las maduras). O es que no es tan independiente como su amigo César Vidal dice. Porque ¿los artículos del Semanal del ABC los cobra? ¿o los regala como obra de caridad? Dice que las lágrimas de Moratinos se debían al dolor por la pérdida de sus privilegios: usted si que sabe ganarse el aplauso del público. Cuando a mi se me escaparon al dejar mi cargo, no creo recordar que fuera por la pérdida de ninguna prevenda si no al ver aquellas personas cercanas que me habían apoyado durante años. Lo que usted ahora dice sólo lo define una palabra, la que mejor define su obra periodística: DEMAGOGIA.

Por mi parte nada más. Puede usted seguir haciendo el burro. Yo seré feliz, así como soy, incluso con alguna lágrima que otra. Hasta nunca señor Reverte.

Anuncios

Acerca de José A. Moreno

Un socio sin club
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a YO TAMBIÉN LLORÉ COMO MORATINOS: Carta abierta a Pérez Reverte.

  1. jordi dijo:

    Jo crec que és com el Coronel Frank Fitts.

    De totes formes no he llegit mai cap llibre seu, i ara no pense fer-ho. Preferisc llegir abans milions de coses millors. Ara llig Saramago, i crec que no em fa falta aquest senyor per a res…
    XD

    salut!

  2. soap dijo:

    Me parece un poquito tendenciero que equipares tu despedida como director de instituto con la de un ministro, o políticos de alto nivel. Supongo que es una artimaña para poder autoargumentarte.

    En el caso te despidieras del instituto dejando caos, deseducación, actos sospechosos, etc… quizás se podría equiparar con las despedidas de nuestros políticos.

    Y más aún cuando ese ministro y su equipo están haciendo el daño que están haciendo al pais. El mismo que todos los que han pasado: privatizaciones, sacar la política de nuestras vidas, para que sea algo ajeno que se hace desde ¿europa?, limitar libertades y derechos… , etc etc etc

    Quiero pensar que tú si te preocupaste de tus alumnos y profesores, que incluso les conocías personalmente.
    Sin embargo ya está claro que nuestros ministros no se vuelcan con los intereses de los ciudadanos. Parece que hay intereses más importantes y cada vez más externos a los españoles ya seamos de derechas o izquierdas.

    Asi que… Aupa Arturo!

    Desde mi humilde opinión hecho de menos ver llorar a los políticos… pero tras asumir responsabilidades de sus tan nocivos actos. Ya sea por actividad o pasividad.

    LLorar de esa otra manera… estoy de acuerdo contigo Arturo!
    Y añadiría: FARSANTE.

    Buen fin de semana!

    • Soap: pero nada le da derecho a insultar y convertir este país en un estercolero. Ya digo que yo tampoco estoy de acuerdo con su forma de hacer política, aunque por motivos bien distintos. Y no se me ocurre insultarle.

  3. Paco dijo:

    Ei, Jose!
    Compartisc plenament el teu article.
    Quan jo era menut, quan algú no estava a l’altura que requeria la situació deiem que era un “merda-seca”. Això és el que crec que és el fulano aquest. La llàstima és que no li aplegue l’excel·lent article que has escrit.
    Una abraçada!
    Paco

  4. Juan Antonio dijo:

    Evidentment, estic totalment d’acord. Crec que aquestes declaracions, com moltes altres que ha fet del mateix estil, el desprestigia no soles com a escriptor sinó, sobretoto, com a persona. I em pareix que són tan greus que considere que haurien de treballar-se en classe: perquè açò és l’educació.

    (Per cert, amb el que no estic molt d’acord és en la valoració de la RAE. No és que siga un defensor total de la institució, però crec que les paraules que utilitzes són massa despectives).
    Dios guarde a vuesa merced muchos años.

  5. Elena dijo:

    Ningú que no pose el cor en allò que fa pot entendre les llàgrimes del comiat. Jo vaig ser testimoni i companya d’algunes de les teues i sempre ho recordaré amb molta tendresa, que com diu Llach
    “Aquest camí que deixo enrera és llarg
    però em vull lleuger del seu bagatge,
    que res no em valen tants d’atzars,
    ni els vells camins, ni el blau del mar,
    si dintre seu no sento com batega, hi batega,
    el fràgil art de la tendresa…”
    Una besaeta

  6. maria dijo:

    Totalmente de acuerdo. Un saludo afectuoso

  7. Pingback: FRANCO, UN GENERAL VALEROSO Y MODERADO, SEGÚN LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA « HISTÒRIA D'ESPANYA: IES DE CASTALLA

  8. Pingback: FRANCO, UN GENERAL VALEROSO Y MODERADO, SEGÚN LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA | Un club sin socios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s